Reencarnacion y karma

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 61 (15186 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
REENCARNACIÓN Y KARMA Conceptos que se imponen del punto de vista de la ciencia natural moderna ÍNDICE
Capítulo I Reencarnación y Karma, página 2. Capítulo II ¿Cómo Obra el Karma?, página 19. Comentarios del Autor, página 29.

CAPÍTULO I REENCARNACIÓN Y KARMA
Francisco Redi, biólogo italiano, fue juzgado como peligroso hereje, por la ciencia dominante en el siglo XVII, porque dijo que hastalos animales más primitivos se originan por reproducción. Apenas se salvó del destino de mártir que sufrieron Giordano Bruno y Galileo; pues los fieles a la ciencia de aquella época creían que las lombrices, los insectos y hasta los peces se engendraban del barro sin vida. Redi no sostuvo otra cosa que no sea hoy plenamente reconocida, es decir, que vida se origina de vida. Él cometió el pecado deconocer una verdad dos siglos antes de que la ciencia encontrara sus “irrefutables” pruebas. Desde las investigaciones de Pasteur ya no se admiten dudas de que la ciencia estaba equivocada al suponer que seres vivos pudiesen nacer por generación espontánea de la sustancia sin vida. Los gérmenes de vida que penetran en esta sustancia, escapaban a la observación de aquel entonces. Por métodosseguros Pasteur impidió que penetrasen gérmenes de vida en sustancias en que suelen abundar los microorganismos y con esto ya no hubo ni rastro de vida. De manera que un ser vivo no nace sino de un germen viviente. Redi tenía plena razón. El antropósofo se encuentra hoy en una situación parecida a la del pensador italiano. En razón de sus conocimientos debe sostener con respecto al alma lo que Redisostenía con respecto a la vida: El alma proviene del alma; y si las ciencias naturales avanzan en la dirección que han tomado desde el siglo XVII llegará el día en que por sí mismas arribarán a idéntica conclusión. Las ideas antroposóficas — y esto ha de destacarse siempre de nuevo — se basan en los mismos fundamentos del pensar que condujeron a las ciencias naturales a la afirmación, que losinsectos, lombrices y peces, no se forman de lodo, sino de gérmenes vivientes. La ciencia antroposófíca sostiene su proposición: “Toda alma tiene su origen en lo anímico”, en el mismo sentido y con el mismo significado con que las ciencias naturales sostienen la suya: “Toda vida se engendra de otra vida”. * Las costumbres del siglo XVII han cambiado, pero el modo de pensar en que se basan las costumbresno ha cambiado esencialmente. Por cierto, los medios aplicados a los herejes en el siglo XVII se condenan hoy como inhumanos. A los antropósofos no se los amenaza con la hoguera; se considera suficiente el restarles importancia declarándolos mentes ilusas, poco claras. La ciencia común los ridiculiza. En lugar de la ejecución por la inquisición, existe la nueva ejecución por el periodismo. Maslos antropósofos mantienen la frente alta y se consuelan porque saben que vendrá el tiempo en que podrá oírse, de algún Virchow quizás: “Hubo un tiempo — que por suerte hemos superado — en que se creía que el alma se forma espontáneamente, debido a ciertos procesos físicos

y químicos que se producen en el cerebro. Esta idea es pueril para un investigador serio que dice: En todos los casos loanímico tiene su origen en lo anímico”. Y el coro de los esclarecidos periodistas — siempre que el mismo periodismo no sea considerado entonces como un juego pueril — escribirá alguna vez: “El genial investigador «X» entró en la arena para luchar por la ciencia psicológica y terminar con la superstición de las ciencias naturales mecánicas que aún celebraban grandes triunfos en la convención denaturalistas del año 1903, donde se expusieron las teorías del químico Ladenburg de Breslau”. Pero no debe caerse ahora en la ilusión de creer que la ciencia espiritual quiere demostrar sus verdades sobre la base de las ciencias naturales. Lo que hay que destacar en cambio, es que la ciencia espiritual observa la misma actitud científica que las verdaderas ciencias naturales. Sólo que el antropósofo...
tracking img