Relacion entre etica y argumentacion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1364 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Relación entre Ética y Argumentación.
Rafael Rosado Cabrera.
Para poder hacer una relación entre la ética y la argumentación jurídica, primero debemos de definir que es una cosa y que es otra. Una definición de argumentación dada por la doctrina es la de Ribeiro Toral, que dice: “Argumentar es proponerle a un auditorio una conducta determinada […] Es la pretensión de convencer al oyente de laveracidad o falsedad de una proposición dada.”. De ética, podemos encontrar la siguiente definición: “Parte de la filosofía que trata de la moral y de las obligaciones del hombre”. No obstante, esto no nos dice nada de la teórica relación entre ética y argumentación.
En la obra Introducción a la retórica y a la argumentación, Germán Dávila Dehesa nos acerca a las disertaciones hechas por Platónen el diálogo Fedro, en el cual, comenta que “[…]El orador, [que] desconociendo lo bueno y lo malo, se ponga a persuadir a un Estado, igualmente ignorante, no acerca de la “sombra de un asno”, ponderándola como si fuera la de un caballo, sino acerca del mal cual si fuere un bien; mas, preocupándose de las opiniones de la plebe, persuada a hacer el mal en lugar del bien ¿Qué fruto […] recogerásegún esto el arte retórica de lo que sembró? A lo que Fedro responde que no sería ciertamente el mejor, y Platón responde que antes de adquirirse el don de hablar con brillantez, o sea la retórica y la argumentación, debe poseerse la verdad, y remata diciendo que “No hay arte de hablar ni lo habrá jamás, si no está basado en la verdad”. Tomando en cuenta éste precedente, encontramos la relación entrela ética y la argumentación, ya que si nos basamos en lo dicho por Platón, para poder decir algo, debemos contar con la verdad, que es algo eminentemente ético.
Aristóteles somete a la argumentación por filtros morales bastante severos, ya que para él la retórica no puede ser utilizada para defender algo malo, sino que la retórica debe de estar subordinada a la ética, apelando a la verdad, y ala justicia, ya que, sabedores tanto él como Platón, del poder que puede tener un orador, que puede entronizar o derribar gobiernos, hacer grande al miserable y causar la ruina de una buena persona, recomendaban que se usase el mismo criterio que usa un experto en lucha, que la use sólo para defenderse, nunca para atacar. Además, veían como indigno el hecho de que el orador, en su discursosupuestamente retórico, apelara a los sentimientos y pasiones del auditorio, sin ir al grano del asunto a tratar y a la argumentación propia.
Eugenio Trueba nos da una opinión de la relación de la ética y la argumentación, ya que el abogado puede tener “toda la diligencia, capacidad, conocimientos, cultura y aplicación que demanda su trabajo. Pero todo ello resulta fallido si no se pone al servicio deuna integración personal que gobierne y señoree la ruta”, por lo tanto, como el argumentar forma parte de la labor del abogado, éste también se ve sometido a la ética.
Quien también hizo una relación entre la ética y la argumentación fue Marco Tulio Cicerón, quien nos dice que “Muchas veces he dudado si trae mayores males que bienes, a los hombres y a las ciudades, la facilidad de hablar y elestudio excesivo de la elocuencia”, por lo cual, podemos deducir, que el ilustre abogado romano, era consciente de los usos que se le pueden dar a la argumentación, ya que agrega “Cuando considero el detrimento de nuestra República, y traigo a la memoria las antiguas calamidades de otros estados, no puedo menos que pensar que parte no exigua de estos daños, se debe a los oradores”. Tomando en cuentael contexto histórico de las palabras de Cicerón, tenía razón en escribir esto, ya que él, defensor de la República Romana y sus antiguas virtudes, ve como se desmorona a pedazos ante los deseos de la plebe y los oradores carentes de escrúpulos que le prometían todo y la tenían en su bolsillo, apelando, no pocas veces, a eso que deploraban Aristóteles y Platón: los sentimientos puros y natos,...
tracking img