Reportaje

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3568 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 15 de marzo de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
reportaje
En las vetas del cerro Posokoni

Hernán Choque Huanca y Jaime Choque Ramírez hablan delante de una puerta clausurada por donde entraban los ladrones del estaño del Posokoni. Ellos trabajan hasta a 200 metros de profundidad y combaten las horas de silencio mascando coca.

A las dos y media de la madrugada del sábado 19 de mayo, el agua de las calles de Huanuni (Oruro) empieza acongelarse. A más de cuatro mil metros de altura sobre el nivel del mar, en el cerro Posokoni, sólo un poco de alcohol y unas hojas de coca en la boca de Froilán Choque sirven para engañar el frío y el hambre.

No hay sonidos, sólo se escuchan los pasos de Froilán y sus nueve compañeros. Un ruido extraño llega a sus oídos. Él da la voz de alarma en un murmullo. Los vigilantes se apoyan en las rocasy apagan las luminarias de sus cascos. A lo lejos se oyen voces y pasos extraños. Pronto una columna de hombres sale de la noche. Parecen expulsados de las entrañas de la montaña. Caminan “como en un desfile de teas”.

Froilán y sus colegas se acomodan cerca de la retaguardia del grupo. Los otros salen y a paso lento se alejan del Posokoni... “Entonces les saltamos y logramos agarrar a los dosúltimos de la fila. Les quitamos sus cargas, pero huyeron. Llamaron a sus amigos y nos hicieron correr. En eso, me caí y no sé qué me habré roto”.

Tuvo suerte. No así uno de sus acompañantes, quien cayó en las manos de los jucus (ladrones de mineral). Fue golpeado. Más tarde, lo buscaron por los alrededores hasta que apareció con los rayos del sol. Antes de soltarlo, sus secuestradores leamenazaron con quitarle la vida.

Han pasado ocho horas desde el encuentro con los ladrones. Froilán oculta detrás de unos anteojos oscuros los estragos de la contienda y lleva a sus superiores el informe burocrático del encuentro. Ese mismo día, al caer la noche, tiene que retornar al sitio de vigilancia.Cada día, según los cálculos extraoficiales de la empresa minera Huanuni, dependiente de laCorporación Minera de Bolivia (Comibol), al menos un centenar de jucus —también llamados “lobos”— desangran el Posokoni. Se introducen por los resquicios menos pensados, lanzan sus cuerdas y rescatan el estaño guardado por los trabajadores del subsuelo. “Cada uno de éstos es como el Hombre Araña”, grafica un celador metalúrgico que prefiere guardar el anonimato porque está sentenciado a muerte.

Lospuñetes librados con estos personajes se han convertido en una anécdota más. Son tan comunes como el aire asfixiante en algunas galerías interiores del cerro o los golpes de aire en otros pasadizos. “Estamos en tierra del Tío Hilaco —un diablo de unos dos metros de altura sentado y sonriente, con las botas rojas tapadas con la hoja sagrada, con las manos sujetando ocho cigarrillos encendidos y conla ceniza desplomándose—. Acá todo puede suceder sin que sepa el de arriba (Dios)”, sentencia Jorge Choque, del Departamento de Seguridad

columna
Los ciclistas como peste
Recientemente en otro diario torreonense aparecía una nota con el título: "Con
toda impunidad ciclistas invaden las calles de Torreón". En este desafortunado
cabeceo resaltan dos palabras: "impunidad" e "invaden". De ellasse deriva que
los ciclistas no tenemos derecho a usar las calles de Torreón y, peor aún, al
hacerlo somos unos criminales sin castigo, impunes. Es cierto que ambas ideas
son dogma entre las autoridades de nuestro municipio y en el periódico que
produjo este increíble titular, pero no dejo de pensar que es necesario rebatir
estas posiciones de ranchero súbitamente próspero que lamenta queTorreón no sea
como El Paso, o ya de perdis, como Monterrey con sus callesotas tan anchotas
donde los coches corren rapidotes.
Empecemos por aclarar que el ciclista tiene el mismo derecho a usar los
equipamientos urbanos que cualquier otro ciudadano. Los peatones y los ciclistas
también pagamos impuestos como el de la pavimentación. Nadie con dos neuronas
entre sus temporales puede entonces...
tracking img