Reprogramar el sofware

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4379 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Seducción y subconsciente, por Mario Luna.
Las mujeres tienden a dividir a los hombres en dos categorías: aquellos que le dan demasiadas vueltas a las cosas y aquellos que simplemente toman lo que quieren y encima se lo pasan bien en el proceso.
Los primeros son los típicos que dedican minutos (a veces incluso horas)  a encontrar la forma perfecta de acercarse a la chica que les gusta sólo paradescubrir que, cuando lo hacen, ya es demasiado tarde o se han puesto nerviosos como un flan. Los segundos son los que se acercan antes de proponérselo porque sienten (es decir, su subconsciente les indica) que merecen la atención de esa chica mona o incluso que ésta se muere de ganas de dársela.
Hablamos, por supuesto de dos visiones del mundo contrapuestas: la del atrapado y aquella delganador. Dos formas de experimentar el universo que nuestra mente subconsciente maneja como dados.
Podríamos alargar la lista de ejemplos “Ganador Vs Atrapado” indefinidamente, pero no veo la razón para repetir lo que puedes leer en Sex Code, Sex Crack y Apocalípsex. De hecho, puede que hayas leído varios manuales de seducción y aún así te pesques de cuando en cuando incurriendo en comportamientos oactitudes de atrapado.
La cuestión es ¿qué está pasando? ¿Acaso no sabes DE SOBRA lo que tienes que hacer? Sabes, por ejemplo, que tienes que actuar como si fueses lo mejor que le ha pasado a ella esa noche, esa semana o en toda su existencia. Ahora bien, ¿lo sientes?
La respuesta es un rotundo NO. Algo dentro dentro de ti no deja de gritarte que tú no eres ese tío. Peor aun, NO TE DA PERMISO PARASERLO.
Hablamos, cómo no, de tu querido subconsciente. Ese M-O-N-S-T-R-U-O que procesa 11.000.000 de bits por segundo (y ya que estamos, aprovecho para señalarte que el número de dígitos coincide con el número de letras de la palabra M-O-N-S-T-R-U-O). 11.000.000 de bits frente a los 50 bits por segundo que procesa tu mente consciente, esa parte de ti que ha decidido que quiere ser un “tío guay”.Ahora bien, ¿te comportas siempre con el mismo aplomo? ¿Acaso no  hay momentos, circunstancias, compañías, etc. en las que molas lo que no está escrito? ¿Por qué en otras ocasiones das tanta penita?
Pongamos, por ejemplo, que sales del gimnasio y ese día te has cortado el pelo además de comprarte un par de camisas y unos pantalones que te sientan estupendamente. Mejor aún, acabas de adquiriresa joya de cochazo o de motaza. O  de dar un concierto o de bordar una actuación de teatro frente a decenas de fans. O puede que simplemente te encuentres llenando copas detrás de una barra que te convierte en el centro de atención o hablando de un tema que dominas como nadie más en el grupo.
¿Qué ocurre? Si te pareces a mí, es probable que cuando tu percibes que tu valor percibido aumenta,también lo haga tu confianza. De repente, eres más chulo. Molas más. Tus respuestas son más ocurrentes y desenfadadas, te sientes en tu casa así te planten al Papa delante, miras a los ojos, no hablas más ni menos de la cuenta, etc.
Y viceversa: ese día que no te has duchado, que has perdido tu empleo o que simplemente te encuentras en un grupo de personas que crees que molan más que tú (por ejemplo,ese pedazo de tía buena que apenas te dirige la mirada), ese día te comportas como un auténtico atrapado.
Recalquémoslo: cuando tu valor percibido aumenta, actúas y te sientes como un tío molón; cuando crees que disminuye, tu aplomo se va al garete.
Y esto, querido amigo, te ocurría ya mucho antes de que tuvieras ni paj*tera idea de qué es eso del valor.
La cuestión es: ¿te has hecho un Aven parasufrir? Y más importante: ¿por qué a veces tu mente subconsciente te da permiso para sacar la mejor versión de ti mismo en tanto que otras te sabotea como si te odiara a muerte?
Lejos de ser obvia, la respuesta es que tu mente subconsciente te hace eso porque te quiere. Tras esa aparente conjura, se oculta una intención positiva. Descubrir y comprender dicha intención es esencial si quieres...
tracking img