Reseña Del Libro Historia De Dos Ciudades

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 7 (1732 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 12 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Francia un conflicto social y político
Charles John Huffan Dickens
Dickens nació el 7 de febrero de 1812, en el distrito de Landport. Fue un famoso novelista inglés, uno de los más conocidos de la literatura universal, y el principal de la era victoriana perteneciente a la ciudad de Portsmouth, hijo de John Dickens (1786–1851), oficinista de la Pagaduría de la Armada en el arsenal del puerto dePortsmouth y de su esposa Elizabeth Dickens, de soltera Barrow (1789–1863). En 1814, la familia se traslada a Londres, Somerset House, en el número diez de Norfolk Street, cuando el futuro escritor tenía cinco años, la familia se mudó a Chatham, Kent. Su madre era de clase media y su padre siempre mantenía deudas, debido a su excesiva inclinación al despilfarro. No recibió ninguna educación hastala edad de nueve años, hecho que posteriormente le reprocharían sus críticos, al mantener una formación bastante autodidacta.. (http://es.wikipedia.org/wiki/Charles_Dickens, 15/02/08, 19:43)
La histeria comienza a suirguir a principios de la Revolución Francesa en el siglo XVIII. Había muchas injusticias y abusos por parte de la nobleza. Es una historia que nos presenta un relato de dosciudades. Inglaterra un país que presenta problemas políticos y sociales, donde ocupa el trono un rey de mandíbula pronunciada y una reina sin belleza. Las injusticias eran descargadas en el pueblo por un régimen feudalista en Francia en donde ocupaba el trono un rey de mandíbula pronunciada y una bella reina. Era el mejor y el peor de los tiempos; era la edad de la sabiduría y de la estupidez; laépoca de la fe y de la incredulidad, la estación de la luz y de las tinieblas; era la primavera de esperanza y el invierno de la desesperación. Todas estas cosas y otras mil semejantes ocurrían en aquel año de mil setecientos setenta y cinco y en los años próximos. En medio de ellas, los dos hombres de mandíbulas prominentes y las dos damas (la fea y la hermosa) seguían adelante con bastanteanimación y ejercían con férrea mano sus derechos divinos. En Francia podrías encontrar hombres con brazos desnudos, cabezas desgreñadas y rostros cadavéricos, que salían de sus sótanos a la luz del día invernal. Sobre todo reinaban escenas de penumbra tristeza que parecía serle mas apropiada que la luz del sol. Reinaba el frió, el desaseo, las enfermedades, la ignorancia y la miseria. En todos losrostros de las personas se veía grabada, en cada pliegue, la huella del hambre. En todas partes prevalecía, visiblemente. Las altas casas presentaban míseros remiendos hechos con paja, maderas y papeles; colgados de postes y de cuerdas ondeaban ropas sórdidas; el aserrador preparaba lastimosamente pequeños haces de leña; de las chimeneas no salía humo, y entre los desechos de las callejas sucia nohabía desperdicios que pudieran comer. En los estantes de las pobres panaderías se veían escasas y pequeñas hogazas de pan malo; en las repulsivas carnicerías se ofrecían a la venta salchichas de carne de perro; en uno que otro cilindro giratorio se asaba algunas castañas; en sartenes miserables se veían rebanadas de papas turbias, fritas en algunas gotas de aceite repugnante. Y en todas y en cadauna de estas tristes manifestaciones de vida predominaba inconfundible la marca del hambre. Las agudas piedras del pavimento con sus pequeños charcos de agua y de barro, terminaban bruscamente ante las puertas de las casas. No había aceras; en cambio el arroyo como compensación, desaguaba en medio de la calle (cuando desaguaba), lo cual ocurría solamente después de grandes lluvias, y entoncespenetraba en las casas de modo intermitente e imprevisto. Era un mundo donde se sufría tanto y se cometían tantas injusticias. La casa procedía como el país, pues este desheredaba frecuentemente a sus hijos si estos sugerían mejorar las leyes o en las costumbres consideradas malas desde mucho tiempo atrás, pero que eran, por eso mismo, mas respetables. Cierto es que en aquella época, la...
tracking img