Resumen de lucio dante resucita de justo arroyo - documento word 2007

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2189 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
RESUMEN:

Lucio Dante recibió una nota de John Adams, lo citaba a su casa urgentemente, solo indicaba que el SIDA le había trastornado el cerebro. Lucio Dante era el periodista estrella de El Centinela. Cada vez que Lucio escribía de John Adams, lo llamaba por su nombre verdadero: Jairo Pérez. Y también a mitad de una obra de teatro suya, se levantaba e iba haciendo el mayor ruido posible.Lucio fue a la casa de John Adams, John Adams le pidió que escribiera un libro sobre él. A Lucio le parecía extraño, pensaba que él se había equivocado de persona. John le dijo que el tenia el talento para hacerlo y porque tenía diez mil dólares para pagarle. Lucio pensó que era su forma de humillarlo por todo lo que había escrito en su columna. John se disculpo diciéndole que esta propuesta podíaparecerle extraña, pero que un libro era el único medio disponible para él, en estos momentos. Empezando, John Adams le dijo que no era homosexual. Después, le dijo a Lucio Dante, que esta será su primera entrevista, al final de ella, le dará cinco mil dólares, y cuando termine el libro, los restantes cinco mil. Su única condición era que no usara grabadora ni tomara apuntes, lo que se acordaba de loque escuchaba, lo escribirá él libro, y lo que no fue escrito, no es importante. John le relato una experiencia que había vivido el día que se entero de que tenía SIDA. El se había ido para un rio en las afueras de la ciudad. Había dejado una nota en el timón, estaba dirigida a una amiga a quien le pedía que no hicieran un alboroto por su muerte y que buscaran en la gaveta para mayoresinstrucciones. Estaba recostado bajo un árbol para aliviarse del calor. Luego, se colocó el revólver, de calibre 22, y sintió un frío del metal, como si fuera un cubo de hielo y no el artefacto que le destaparía el cráneo. Jaló el gatillo, pero nada sucedió, se fijo en las seis balas, y dudo si en realidad había disparado o se había quedado dormido. Luego se colocó el arma en la sien, y vio a una muchachasentada en el puente sobre el río. Se pregunto, ¿Cuánto tiempo llevaba allí? ¿Qué estaba pensando de mí? ¿Porqué no había gritado para detenerme? Y levantó el arma y apuntó hacia ella, pero el codo se le resbalo de la pierna, y cayó en el piso. Pensó que él no tenía el valor de quitarse la vida y mucho menos la de ella. Y al rato, vio una carreta detenerse, una pareja bajarse y con mucho cuidado yamor, ayudaban a subir a la ciega. Por eso, regreso al carro. Se dio cuenta de que, aunque le quedaba poco tiempo de vida, conservaba sus facultades intactas y que tenía que utilizarlas durante el tiempo que fuera. Lucio regresó a su casa, fue a buscar una botella de ron y se sirvió un trago con cola. Cuando termino de escribir, tenia veinte páginas escritas, e iba por su ron número ocho. No pudodistinguir las palabras sobre el papel, entonces colocó, la última página encima de las demás, encendió el televisor y se durmió. Al día siguiente, se despertó con las primeras notas del himno nacional, por el televisor. Para Lucio Dante, cada diente era una perla. Se sometía a un ritual de limpieza torturante, con interminables cepilladas, metros y metros de hilo dental y prolongados enjuaguesbucales. Era un horror usar ganchos, puentes o chapas, para Lucio Dante. Bañarse era cosa de mujeres para Lucio Dante, le molestaba el perfume. Lucio Dante se hizo un café y lo acompañó con tostadas. Luego se sentó frente a la máquina de escribir y le redacto una nota al editor de El Centinela, pidiendo una licencia indefinida. El editor de El Centinela, se llamaba Salvador Rubio. Salvador Rubioodiaba a Lucio Dante, y si no hubiese sido por los dueños del periódico, lo echaba. Salvador Rubio pensó que solo era una forma de pedir un aumento de sueldo, que nunca había pedido. Al Gerente Administrativo le decían Panchito, era el nieto del dueño de El Centinela. A Lucio Dante le gustaba trabajar de noche. Cuando sus compañeros de trabajo salían del trabajar, esperando la cena y el televisor,...
tracking img