Ritual

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 60 (14852 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LOS ORÍGENES DEL RITUAL EN LA IGLESIA Y EN LA MASONERÍA
Traducción de Salvador Valera

Ni Infieles ni Ateos El Símbolo de la Virgen María Origen de la palabra “Dios” Las Verdades de la Religión de la Sabiduría El Símbolo del G.A.D.U. Los Altares y las Piedras Cuadradas Del Mito Solar Los Grandes Misterios Decadencia de los Misterios Significado del Descenso a los Infiernos El Cristianismo sederiva de la Masonería La Representación de Baco y de Ceres Las Letanías de la Virgen María Los Constructores del Templo Superior

2

CAPÍTULO I NI INFIELES NI ATEOS

L

os teósofos han sido acusados de infieles y hasta de ateos frecuente e injustamente, con lo cual se ha incurrido en un grave error, especialmente en lo que se refiere a esta última acusación, porque poco lugar le queda alateísmo en una Sociedad importante formada por miembros pertenecientes a tantas razas y nacionalidades diferentes; en una asociación en que se deja a cada cual en libertad de creer en lo que uno prefiera y de seguir o no la religión en la que uno ha sido educado y en la que ha nacido. En cuanto a la acusación de “infiel” no es más que un contrasentido y una fantasía cuyo absurdo se puededemostrar fácilmente pidiendo a quienes nos difaman que nos muestren una persona del mundo civilizado que no sea considerada como “infiel” por personas pertenecientes a una creencia diferente a la suya. Esto lo encontraréis tanto si frecuentáis los círculos altamente respetables y ortodoxos, como si os ponéis en contacto con la sociedad de los que se llaman a sí mismos “heterodoxos”. La acusación esmutua, tanto que se exprese tácita como abiertamente; viene a ser una especie de juego de raquetas en el que cada cual devuelve la pelota con elegante silencio. En realidad, no puede tildarse de “infiel” al teósofo ni al no teósofo; sin embargo, hemos de confesar que no hay un ser humano que no pueda ser tildado de “infiel” por un sectario cualquiera. En cuanto a la acusación de ateísmo, es harina deotro costal. ¿Qué es el ateísmo? ¿Consiste en no creer en la existencia de un Dios, o de unos dioses y en negarla, o simplemente en negarse a aceptar una deidad personal, según la definición algo violenta de R. Hall, quien explica el ateísmo diciendo que es un “sistema feroz que no deja nada por encima de nosotros (?) que nos infunda terror, y nada a nuestro alrededor que pueda despertarnossentimientos de ternura”(¡)? Si aceptáramos la primera definición no podríamos aplicarla a la mayoría de nuestros miembros, puesto que los de la India, Birmania, etcétera, creen en dioses o seres divinos y sienten mucho temor de ellos. Lo mismo les ocurre a muchos teósofos occidentales que no dudarían en confesar que creen profundamente en espíritus planetarios o del espacio, fantasmas o ángeles. Muchosde los nuestros aceptan la existencia de inteligencias superiores e inferiores y de Seres tan sublimes como cualquier Dios “personal”. Y esto no es un secreto recóndito pues la mayor parte de nosotros creemos en la supervivencia del Ego espiritual, en los Espíritus Planetarios y en los Nirmânakâyas, esos grandes adeptos pertenecientes a pasadas edades que, renunciando a sus derechos al Nirvana,moran en las esferas en las que vivimos y no como “espíritus”, sino como Seres espirituales, enteramente humanos. Siguen siendo lo que fueron, salvo en lo que atañe a su envoltura corporal y visible, la cual han abandonado para prestar ayuda a la pobre humanidad, en todo cuanto esta ayuda puede prestarse sin chocar con la ley kármica. En esto es en lo que consiste “la Gran Renunciación”: en unincesante y constante sacrificio a través de eones y de edades, 3

Los orígenes del ritual en la Iglesia y en la Masonería

hasta que llegue el día en que se abran los ojos a la ciega humanidad y en que todos y no sólo un reducido número de hombres, reconozcan la Verdad universal. Si estos Seres quisieran que el fuego que anima nuestros corazones cuando pensamos en el más sublime de los...
tracking img