Roma

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1590 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 11 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAPITULO I
Los orígenes de Roma
Hacia el año 1000 a. de C llego a la región del Lacio uno de los grupos del pueblo itálico, los latinos. En las colinas junto al rio Tíber fundaron pequeños poblados y se unieron en la Confederación Latina. Una de estas aldeas, la futura Roma, fue invadida por los etruscos. Estos la urbanizaron y la protegieron con murallas, haciendo de ella una autenticaciudad. A finales del siglo VI, los romanos expulsaron a los etruscos y cambiaron a los antiguos reyes por una republica. Aparecen en este momento dos instituciones que tendrán gran importancia en la historia romana: el Senado y los Cónsules
El creciente poderío de los romanos los enfrento a sus vecinos. Así, Roma, durante el siglo V, tuvo que imponer su autoridad en la Confederación Latina,organizarse políticamente y hacer frente a las luchas intestinas que protagonizaban patricios y plebeyos.
Antes de iniciar la etapa su expansión por la península itálica, los romanos debieron enfrentarse a la invasión de los godos, los cuales, después de ocupar el valle del Po, se habían lanzado sobre la Italia central y, tras la derrota del Allia (390 a.c) saquearon a Roma. Los romanos se rehicieronrápidamente y consiguieron detener posteriores invasiones galas. Roma tuvo que enfrentarse nuevamente a sus vecinos: venció a los latinos y los hérnicos, incorporo los territorios volcos y la Campania (341) y, a través de esta región recibió la influencia helénica. Las ciudades latinas se sublevaron, aunque sin éxito. Roma disolvió entonces la Confederación Latina y pasó a ser capital del Lacio(338)
Los romanos se adueñaron de la Italia central al vencer a los poderosos samitas, los galos, los etruscos y los umbríos. Finalmente tras la victoria sobre Tarento y su posterior ocupación (272), en el año 264 Roma dominaba ya toda la península itálica.
Una vez dueños de la península itálica, los romanos se lanzaron a la conquista del Mediterráneo. La poderosa Cartago fue el primer enemigo alque tuvieron que enfrentarse para poder dominar el Mediterráneo central.

CAPITULO II
La republica romana
En el siglo 1a.c, Roma vivió una fuerte agitación social y fue gobernada por generales que compaginaban las tareas del gobierno con la dirección de las campañas militares en el exterior
Esta época estuvo también llena de intentos reformistas que acabaron en fracasos. El más importantefue la reforma agraria, impulsada por los hermanos Cayo ( 153- 121) y Tiberio Graco (162- 133 a. de c.)
La oligarquía romana, para frenar estas reformas democráticas, cedió el gobierno a Lucio Cornelio Sula (138-78), el cual, tras aplastar a los partidarios de Mario (157-86), líder del bando democrático, actuó como dictador y modificó la constitución a favor de los patricios. A Sula le sucediósu yerno Pompeyo (106-48 a. de c.), insigne militar que, además de incorporar a Siria, Judea, Creta y el Ponto, supo pacificar a Roma y terminar con la guerra de Asia. Cuando Pompeyo regreso de sus campañas, formó el primer triunvirato con Julio Cesar (100-44) y Craso ( 115-53 a.de c). Cesar recibió el mando de las Galias y la Iliria, en dos años sometió a las Galias, atravesó el Rin y realizodos expediciones contra la Gran Bretaña. Muerto Craso, la enemistad entre Pompeyo y Cesar se agudizó y los ejércitos de este se impusieron a los de Pompeyo. Julio Cesar tuvo entonces las manos libres para restaurar la monarquía, pero los partidarios de Pompeyo y los senadores, descontentos del cariz que estaba tomando la Republica con las reformas de Cesar, lo apuñalaron en el Senado. No obstante,los asesinos de Julio Cesar no pudieron restaurar la tradición republicana.
Después de un año de guerras civiles, se unieron Octavio, Marco Antonio ( 83-30) y Marco Emilio Lépido, formaron el segundo triunvirato y ahogaron, con su victoria en Filipos (42), la ultima reacción republicana. Pasados cinco años de triunvirato, estallo la guerra entre Octavio y Marco Antonio. Lépido había quedado...
tracking img