Romances

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1051 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Romance del veneno de Moriana
Madrugaba don Alonso
a poco del sol salido;
convidando va a su boda
a los parientes y amigos;
a las puertas de Moriana
sofrenaba su rocino:
—Buenos días, Moriana.
—Don Alonso, bien venido.
—Vengo a brindarte Moriana,
para mi boda el domingo.
—Esas bodas, don Alonso,
debieran de ser conmigo;
pero ya que no lo sean,
igual el convite estimo,y en prueba de la amistad
beberás del fresco vino,
el que solías beber
dentro en mi cuarto florido.
Moriana, muy ligera
en su cuarto se ha metido;
tres onzas de solimán
con el acero ha molido,
de la víbora los ojos,
sangre de un alacrán vivo:
—Bebe, bebe, don Alonso,
bebe de este fresco vino.
—Bebe primero, Moriana,
que así está puesto en estilo.
Levantó el vasoMoriana,
lo puso en sus labios finos;
los dientes tiene menudos,
gota dentro no ha vertido.
Don Alonso, como es mozo,
maldita gota ha perdido.
—¿Qué me diste, Moriana,
qué me diste en este vino?
¡Las riendas tengo en la mano
y no veo a mi rocino!
—Vuelve a casa, don Alonso,
que el día ya va corrido
y se celará tu esposa
si quedas acá conmigo.
—¿Qué me diste, Moriana, 
quepierdo todo el sentido?
¡Sáname de este veneno,
yo me he de casar contigo!
—No puede ser, don Alonso,
que el corazón te ha partido.
—¡Desdichada de mi madre
que ya no me verá vivo!
—Más desdichada la mía
desque te hube conocido.Romance de Lanzarote Nunca fuera caballero
de damas tan bien servido
como fuera Lanzarote
cuando de Bretaña vino:
que dueñas curaban dél, doncellas del su rocino,
esa dueña Quintañona
ésa le escanciaba el vino,
la linda reina Ginebra
se lo acostaba consigo; 
y estando al mejor sabor
que sueño no había dormido,
la reina toda turbada
un pleito ha conmovido:
—Lanzarote, Lanzarote, 
si antes hubieras venido
no hablara el orgulloso
las palabras que había dicho,
que a pesar de vos, señor,
se acostaría conmigo.Ya searma Lanzarote
de gran pesar conmovido,
despídese de su amiga,
pregunta por el camino;
topó con el orgulloso 
debajo de un verde pino,
combátense de las lanzas,
a las hachas han venido.
Ya desmaya el orgulloso,
ya cae en tierra tendido, 
cortárale la cabeza
sin hacer ningún partido;
vuélvese para su amiga
donde fue bien recibido.Romance del infante Arnaldos ¡Quién hubieratal ventura 
sobre las aguas del mar, 
como hubo el infante Arnaldos 
la mañana de san Juan¡ 
andando a buscar la caza 
para su falcón cebar, 
vio venir una galera 
que a tierra quiere llegar;
las velas trae de seda, 
la ejarcia de oro torzal, 
áncoras tiene de plata, 
tablas de fino coral. 
Marinero que la guía 
diciendo viene un cantar 
que la mar ponía en calma, los vientos hace amainar; 
los peces que andan al hondo, 
arriba los  hace andar, 
las aves que van volando, 
al mástil vienen posar.Allí hablo el infante Arnaldos, 
bien oiréis lo que dirá: 
—Por tu vida, el marinero 
dígasme ora ese cantar.Respondiole el marinero, 
tal respuesta le fue a dar: 
—Yo no digo mi canción 
sino a quien conmigo va. |
Romance del enamorado y la muerteUn sueño soñaba anoche,
soñito del alma mía,
soñaba con mis amores
que en mis brazos la tenía.
Vi entrar señora tan blanca
muy más que la nieve fría.
—¿Por dónde has entrado amor?
¿Cómo has entrado mi vida?
Las puertas están cerradas,
ventanas y celosías.
—No soy el amor, amante:
la Muerte que Dios te envía.
—¡Ay, Muerte tan rigurosa,
déjame vivir un día!
—Un día nopuede ser,
una hora tienes de vida.Muy de prisa se calzaba,
más de prisa se vestía;
ya se va para la calle,
en donde su amor vivía.
—¡Ábreme la puerta, blanca,
ábreme la puerta niña!
—¿Como te podré yo abrir
si la ocasión no es venida?
Mi padre no fue al palacio,
mi madre no está dormida.
—Si no me abres esta noche,
ya no me abrirás querida;
la Muerte me está buscando,...
tracking img