Romanticismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1700 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Romanticismo
Contexto social:
El primer gran movimiento de la Revolución Industrial fue detenido en Inglaterra por las guerras napoleónicas y relanzado después, ya en forma definitiva, hasta la mitad del siglo. Tras el ferrocarril (1830), la reforma del Parlamento (1832), la supresión de la esclavitud en las colonias (1833), la sociedad de la época se sentía impulsada por las nuevas fuerzasespirituales que aportaba el liberalismo y por las renovadas fuentes de energía material. Estas reformas, inventos e iniciativas, que trasformaban los modos seculares del trabajo productivo y repercutían, uno tras otro, sobre cada frente del conjunto de la economía, parecían traer consigo la promesa de un futuro rotundamente optimista. Un progreso que proporcionaría el bienestar a todos y, de momentoy en primicia, prosperidad a una burguesía laboriosa y emprendedora. 
El estamento burgués, constituido en indiscutible dirigente de la economía nacional, se reveló pragmático en la gerencia de las nuevas fábricas y, a la vez, ávido de lujo y reconocimiento público. Realismo y refinamiento social serán los rasgos principales incorporados al hombre burgués de la época victoriana; rasgosnecesarios en su función rectora de unas ciudades colmadas de obreros y criados. 
La reina Victoria era coronada en 1837, abriendo un largo reinado que se enmarcaría entre esta prosperidad y optimismo y la otra prosperidad del final de su reinado, en 1901; pero criticada e incluso envuelta en sombras pesimistas por la literatura de los últimos años. 
Y es que, si la época victoriana había significado eltérmino de un entusiasmo de tonos épicos - Napoleón, Wellington, Byron, fueron personalidades para esa época -, hacia 1880 se iniciaba, antes en la poesía y luego en la prosa, un largo canto en que declinaban hasta tintes sombríos  esperanzas en cualquier mejora definitiva para la humanidad en su conjunto. Al menos, la crítica social que sucedió al primer momento capitalista agresivo y hambrientode riqueza, la de Dickens, estuvo cargada de humanismo y mantenía el humor y la esperanza. Esperanza en un mundo asediado por la miseria de los más desfavorecidos y el destino que, irreductiblemente, cercaba a todos. 
Esta pesimismo en la última veintena del siglo XIX resultaba en gran medida del agotamiento tras el enfrentamiento irresoluble entre los tradicionales sentimientos religiosos y elnuevo espíritu científico, en otras palabras, entre el misticismo y el racionalismo. Un enfrentamiento que tenía formas particularmente duras de expresión en la creación y en la crítica literaria. El período victoriano, que pareció en sus comienzos continuar el Romanticismo, se vio a lo largo del siglo caracterizado principalmente por las tendencias realistas y naturalistas; una orientación globalque era, sin embargo, contestada y corregida desde otras posiciones intelectuales y, a menudo, tachada como la negación misma de la literatura. 
En suma, el hálito místico del Romanticismo se mostró incapaz de sobrevivir en la atmósfera de las ciudades transformadas por el pragmatismo y el bienestar burgués. Mientras que el Naturalismo, de clara filiación racionalista, no lograba alentar ningúnentusiasmo nuevo que no fueran las fuerzas que a él mismo le había dado nacimiento y era, finalmente, frenado por un amplio sentir popular que se negaba a habitar mundos excesivamente sombríos. 
Quizás, en concreto, no cabía esperar menos de ese pueblo inglés al que siempre se concedió el buen juicio, los modales, la inteligencia práctica y la dignidad de casi todos sus actos que, en los añosfinales del siglo, tomaba cautelosas distancias tanto frente al pesimismo naturalista como frente al esteticismo casi sublime de los que optaban por hacer una religión de su propio arte y trabajaban en su taller la belleza de los objetos y las palabras con exquisitez renacentista.
Autores
Gustavo Adolfo Bécquer
Nació en Sevilla el 17 de febrero de 1836, hijo del pintor José Domínguez Insausti,...
tracking img