Simulacro udea

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 23 (5711 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
PRUEBA DE COMPETENCIA LECTORA Preguntas de la 1 a la 40 Antes de que tres misioneros capuchinos fueran engullidos por un tigre, unos habitantes del Putumayo les evitaron ese posible horror y se adelantaron a consumirlos. La noticia corrió. Corrió mucho más rápido que los misioneros. Y llegó a España, de donde eran Fray José, Fray Ambrosio y Fray Lucas, los sacerdotes merendados. Allí, en Bilbao,vivía y hacía de cónsul colombiano Fernando González. A causa del episodio entrevistado el escritor antioqueño. porque con los putumayos, desacierta, son todo lo que ustedes quieran menos eso último. No están suficientemente civilizados para permitirse esos refinamientos. Para mí, lo que pasó fue que Mutis oyó decir que los putumayos se comían a los niños y, como en España comerse a los niños esotra cosa, él, que lo repito, era naturalista, tomó el rábano por las hojas… —Señor Cónsul, perdón, pero ¡creed que no nos sentimos nada orgullosos de haberos descubierto! —No tiene importancia, y además los que nos descubrieron no fueron ustedes. Pero continúo: cuando el misionero ya está dorado, se le quitan las partes hediondas, que prácticamente son todas, y se botan lejos, en las aguas del ríoCaquetá. Caquetá, de caque, caca, y tá, corriente, lo que quiere decir en la lengua indígena, corriente de… Bueno, ustedes saben de qué. Y a la mesa solo se llevan las partes aprovechables, que desgraciadamente son muy pocas: la lengua, que cuando el misionero no sufre del hígado, es limpia y rosada, se prepara a la vinagreta y es un bocado muy apreciado, especialmente porque quienes la comenresultan hablando el castellano con Ce y Zeta. Como el gran Curro, Francisco Franco. Los ojos, porque hay la creencia que los misioneros son los ojos de la fe, y pensamos que comiéndonoslos vamos a ver en vida al Supremo Hacedor. Y las criadillas, con las cuales se prepara un caldo de gran fuerza hormonal y tremenda potencia demográfica, llamado el Putu-Putu, o sea, en idioma nativo, el Omnipreñe.Como ustedes comprenderán, yo no lo he probado, pero dicen que basta un sorbo para que una mujer, aun cuando jamás haya visto un varón en su vida, quede templada y esperando… Hoy, mis amigos, cuando la natalidad excesiva se está convirtiendo en una amenaza para la Humanidad, los Laboratorios Quibí S.A., colombianos, de un millonario loco, Mario Laserna, están pagando las criadillas de capuchino atreinta centavos el juego, a fin de preparar un suero anticonceptivo llamado el AntiPutu. ¡Pobres misioneros! España, a causa de las declaraciones del cónsul, estuvo a punto de romper relaciones con nuestro país. El embajador, Gilberto Alzate Avendaño, tuvo que presentar oficialmente excusas y condecorar después de muertos, con la Cruz de Boyacá en la Categoría de Santos Mártires, creada expresopara tan luctuosa ocasión, a Fray Ambrosio, Fray Lucas y Fray José de la Vulnerable Comunidad Capuchina. 1. La secuencia de acontecimientos se puede ordenar así: A. Misioneros llegan al Putumayo, condecoran a los misioneros, los putumayos se comen a los misioneros, entrevistan a Fernando González, el embajador ofrece disculpas B. Los misioneros llegan al putumayo, entrevistan a Fernando González, losputumayos se comen a los misioneros, el embajador ofrece disculpas C. Los misioneros se comen a los putumayos, los putumayos entrevistan a Fernando González,

fue

—Señor Cónsul, ¿os habéis enterado? ¡Unos compatriotas vuestros han pasado a manteles a tres reverendos capuchinos que sembraban la fe en una de esas tierras vuestras, olvidadas de Dios! —SÍ me he enterado y estoy confundido. Elnivel de vida de los colombianos había subido mucho en los últimos años y me siento apenado por ellos. Nunca pensé que mis compatriotas tuvieran que volver a comer otra vez viandas innobles, alimentos fétidos… ¡nunca…! —Entonces, Señor Cónsul, ¿aceptáis que en Colombia, vuestra patria, se practica la antropofagia? —No podría decir que no, sin faltar a la verdad. Pero hoy, ya no tanto. Yo mismo,...
tracking img