Sjbvbs

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 23 (5599 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL OMBÚ
Fue en enero del ’84, cuando me case y decidí que me tenía que mudar de la casa de mis padres y comprar una casa. Todavía Carolina, mi esposa, estaba embarazada de Iveth, así que un viernes me tomé el día en el trabajo y salimos a ver casas.

Era difícil elegir, ya que las casas grandes eran caras y las que podíamos comprar eran demasiado pequeñas. Pasamos por varios barrios, pueblos,ciudades, etc. Hasta que llegamos a un pequeño pueblo llamado Celestina, allí había una casa que estaba a la venta, y que era accesible a mi bolsillo, teniendo en cuenta que era una casa estilo colonial, pero estaba muy bien conservada y muy bonita.

La mujer que la vendía dijo:
-Esta es una casa que es del siglo XVll, por lo que pueden ver esta muy bien cuidada, es grande, acá esta la cocina ymas allá hay dos habitaciones y, junto a las habitaciones el baño.-

Nos enseño la casa que nos había convencido mucho, tenía un jardín trasero que era muy grande y en medio un ombú ya viejo. Lo único malo es que iba a tener que pedirle dinero a mis papas para terminar de pagarla pero valía la pena aprovechar la oportunidad. Decidimos entonces mi esposa y yo que la compraríamos pero pensé queera demasiado grande para los tres. Pero no era solo la casa lo bueno, al parecer, había buenos vecinos. Al lado teníamos una pareja cuya mujer estaba embarazada de mellizos, por lo que se pasaba horas hablando con mi esposa. Estaba después del otro lado, un hombre joven, pero que a pesar de que la juventud de hoy es muy escandalosa, jamás dio problemas a nadie.

En frente, vivía una mujer quese llamaba Elena, “La Curandera” como le decía la gente; al parecer esta mujer había curado a mucha gente cuando joven y hasta había salvado de la muerte a un niño. Era alguien que conocía muy bien lo que comúnmente se llama “Magia Blanca”. Pero sufrió mucho durante su vida, sus dos únicos hijos y su marido habían muerto en un incendio hacía más de 20 años. Era una anciana, que estaba la mayorparte del día sentada en la puerta, hablando cosas raras apoyada sobre su bastón pero que por momentos tenía ratos de lucidez. El hecho fue que, todos, quizás como una costumbre en el barrio calculo, nos dieron la bienvenida al barrio era, la verdad, gente muy amable. Los primeros días se nos fueron acomodando las cosas, instalando la habitación de la bebe, que estaba pronta a nacer. Al la semana dehabernos mudado, Alejandra, la mujer de al lado, había tenido familia.

La vida era tranquila en nuestra cuadra, la gente era muy solidaria y si alguien necesitaba todos corrían por él. Un mes de después del parto, un miércoles a la noche, recuerdo que eran las 2:16 exactamente de la mañana y me había despertado por los llantos de un bebe, más bien varios bebes a la vez, llorando a gritos.Desperté a Carolina y le dije:-¿Escuchas? ¿Escuchas como lloran esos bebes? parecía que los niños estaban siendo torturados por como lloraban, y entre sueños respondió -Deben ser los hijos de la chica de al lado.- Efectivamente así era, ya que hablando después con Alejandra ella confesó que los niños no dormían bien. A altas horas de la noche siguiente los mismos llantos espantosos volvieron adespertarme; que a veces hasta parecían provenir de la misma casa. Como era viernes, aproveché que al día siguiente no trabajaba y en el desvelo salí al parque trasero. Allí me senté, recuerdo que hacía bastante calor, cosa que no soporto, comencé a caminar despacio, porque el jardín era tan grande como oscuro.

Cuando llegué al ombú sentí un escalofrío que era normal de un día de temperaturas bajocero, me detuve un segundo frente al árbol y me pregunté porque, pero no fue nada alarmante para mí así que, seguí mi caminando esta vez hacia un banco que había ni bien salía uno de la casa.

Entonces me senté tiré la cabeza para atrás y di un suspiro, volví nuevamente la cabeza hacia delante, me lleve las manos a la cara; el calor se estaba empezando a volver muy molesto, cuando levanté la...
tracking img