Skype for sanguineo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (785 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
En los ayllus más aislados y primitivos se
mantenían los principios más prístinos y originales
de la ancestral institución de la “reciprocidad”.
Pero bajo la forma de dos institucionesespecíficas: el ayni y la minga.
Pues bien, ¿qué había, más allá de lo obvio,
en dichas instituciones, o en la institución
genérica de la “reciprocidad”?
• En primer lugar, estaban presentes sólo
dossujetos –nada más que dos–, que bien
podían ser individuales y/o colectivos.
• En segundo lugar, los sujetos protagónicos
intercambiaban trabajo, energía humana,
no así bienes.
• En tercer lugar, laspartes actuaban libre y
voluntariamente, ninguna de ellas ejercía
ningún tipo de coacción sobre la otra, o,
si se prefiere, la relación era simétrica.
• En cuarto lugar, las dos partesconcientemente
estimaban que el intercambio era
equivalente.
• Y, en quinto lugar, el intercambio era mutuamente
benéfico, y sólo benéfico.
Ésos, pues, eran los fundamentos más puros
y originales de la“reciprocidad” que se
creó entre el género humano.
No obstante, con el transcurrir de los siglos,
fueron dándose modificaciones cada vez
mayores dentro de esas instituciones, hasta
que terminaron portrastocarlas del todo.
Así, aparecieron relaciones que dejaron
de generar beneficio equivalente o simétrico.
Fue el caso de aquellas faenas agrícolas de
ayni en las que, a la postre, el kurakaterminaba
usufructuando, por ejemplo, más y
mejores alimentos que el resto de la comunidad,
e incluso verdaderos privilegios. ¿Correspondía
seguir denominando ayni a esa
institución?
O cuando conlos excedentes generados
por todo el ayllu se construía el palacio comunal
que incluía la vivienda de aquél. ¿Correspondía
seguir denominando minga a esa
institución?
En rigor, a esas relacionesasimétricas e
inequivalentes correspondían nombres dis-
TAHUANTINSUYO: El cóndor herido de muerte • Alfonso Klauer 163
tintos a los originales, ya no pues ayni ni
minga. Y, menos todavía, el de...
tracking img