Sorpresa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (441 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Sorpresa de bienvenida

Habían pasado ya siete días desde aquella fría y lluviosa mañana de otoño en que a Yiya se la llevaron al penal. La húmeda celda, iluminada solo por un tubofluorescente y de paredes verdes despintadas, se convirtió en su hogar a partir de ese día, dejándonos a Ester y a mi, tranquilos durante un largo tiempo.
A Ester la conocí hace dos añosaproximadamente. En esos tiempos, ella atendía en una modesta panadería de la calle Belgrano, en donde Yiya y yo solíamos comprar diariamente alguna que otra cosita para el desayuno. Sus grandes ojos verdes meatrajeron desde el primer día, y pancito va, pancito viene, por esas cosas de la vida terminé engañando a Yiya.
Una semana viviendo juntos, y con Yiya presa, nos bastó para darnos cuenta de quequeríamos dejar de lado la clandestinidad, pero librarnos de una persona como Yiya, con su carácter autoritario y persuasivo, no iba a ser fácil, a menos que tenga un accidente… o sea asesinada.
Unlunes Ester vino a casa, como ya era costumbre desde que Yiya estaba tras las rejas. Estábamos recostados en el living sobre el sillón de tres cuerpos color rojo cuando en el noticiero se escuchó alperiodista decir “Yiya Murano quedaría en libertad condicional en los próximos días”. Ester y yo nos miramos. Un largo y profundo silencio invadió la sala. Ninguno dijo nada, pero no hacía faltahablar, los dos queríamos lo mismo, deshacernos de Yiya.
Durante la cena ninguno sacó el tema, nos limitamos a comer los fideos caseros que preparó Ester y a tomar un vino que le habían regalado aYiya por su cumpleaños. El comedor estaba iluminado con luces tenues, en la radio se escuchaban lentos y Ester me miraba fijamente mientras succionaba el fideo, el vino comenzaba a hacer efecto.Subimos rápidamente a la habitación, dejamos nuestra ropa tirada sobre la alfombra de color rojo y sin más preámbulos hicimos el amor.
A la mañana siguiente, me levanté antes que ella y fui a...
tracking img