Sssssssssssss

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3202 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
© Hans Küng

Hans Küng

¿Límites éticos de la
globalización?
Estimadas señoras; estimados señores:

Permítanme agradecerles de corazón esta invitación, con la que me siento muy honrado, y que, en vista de una asistencia tan distinguida y sumamente interesada, supone para mí un especial reto. Parto en la presente conferencia de cuatro tesis sobre la globalización que ya he fundamentadodetalladamente en el libro «Una ética mundial para la economía y la política», que desde su publicación ha hallado una especie de amplio consenso: la globalización es 1) inevitable, 2) ambivalente, 3) imprevisible y 4) gobernable.
Permítanme ahora introducirme directamente en la problemática contándoles una experiencia que tuve hace unos años en el Foro Económico de Davos, que les mostrará demanera inmediata que, precisamente la ausencia de límites que se busca, tanto en la política como en la economía mundiales, representa una gran tentación y un gran peligro.
En aquella ocasión, en Davos, había escuchado el discurso del vicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney. El lobo había metido las patas en harina y, por tanto, ocultó en su discurso la ilimitada aspiración hegemónica de losEstados Unidos detrás de la lucha a escala mundial contra el terror y en pro de la democracia.
En mi opinión, las preguntas que después del discurso se le plantearon a Cheney no profundizaron mucho. Más interesante me parece lo expresado por una profesora norteamericana de psiquiatría, la doctora Bandy Xenobia Lee, de la Universidad de Yale, que, en el foro de discusión sobre el narcisismo,ofreció una definición de éste. Había tomado la definición de un manual psiquiátrico de diagnósticos y estadísticas y dijo que, en vista de la situación actual no es aplicable solamente a individuos –como Bush–, sino también a Estados, como los Estados Unidos.
Pero, señoras y señores, no les resultará difícil comprobar que esta definición no sólo muestra asombrosos paralelismos con Estados Unidos,sino que –por desgracia– los muestra también con contemporáneos actuales, como algunos políticos, banqueros y directores de empresa de muchos países.
Es definido/a como narcisista:
– quien «posee un sentimiento excesivo de su propia valía, alguien que, por ejemplo, sobrevalora sus propios logros y talento, y espera, incluso sin un rendimiento que responda a esa valoración, que los demásle/la reconozcan como superior»;
– quien «está dominado/a por fantasías de un éxito, un poder y una brillantez sin límites»;
– quien «constantemente necesita de una admiración excesiva»;
– quien «se considera con derecho a un trato especialmente favorable o al cumplimiento automático de todos sus deseos, o mantiene al respecto expectativas poco razonables»;
– quien«muestra un comportamiento y unas actitudes arrogantes y altaneras»1.
Permítanme que ilustre esto. El 23 de marzo de 2001 desarrolló nuestra Fundación Ética Mundial, en Baden-Baden, con un círculo de personas destacadas de la economía, las ciencias económicas, la banca y la política, un simposio que tenía por tema «Empresa global y ética global» y perseguía la finalidad de adquirir eintercambiar ideas sobre la importancia de la dimensión ética en empresas que actúan globalmente y en la economía mundial en general. El simposio tuvo lugar sobre el fondo de una fiebre bursátil tal como la que hemos vuelto a vivir en 2007. Y cabe explicar las razones profundas de esta fiebre bursátil, en la que participaban diversos actores que, de acuerdo con la teoría económica dominante, supuestamenteactúan siempre de manera «racional»:
– empresarios que, sin las condiciones previas necesarias, fundaban empresas y difundían pronósticos eufóricos;
– capitalistas de riesgo que financiaban estas empresas, sin pedir las garantías que suelen ser habituales;
– banqueros de inversiones que llevaban a la bolsa empresas que a menudo ni siquiera estaban maduras para el mercado...
tracking img