Teorias descubrimiento america

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 36 (8887 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
ENIGMAS DE LA HISTORIA
Lectura Complementaria
AMÉRICA, ¿CUÁNTAS VECES SE HA DESCUBIERTO?

Fuente “Enigmas de la Historia”Prof. Jeremy Taylor Woots, págs. 91 a 119
Uno de los infortunios de Colón —y no el menor— es el grado en que se ha discutido, por parte de algunos doctos, hasta la realidad de su descubrimiento. Hay un criterio intermedio, lógico, de sentido común, que es el que sueleadoptarse en todos los manuales de Historia. Prescindiendo de ciertas enormidades, como las hipótesis que aquí vamos a exponer sobre el posible predescubrimiento de América por los fenicios, israelitas, griegos, romanos, germanos, árabes e irlandeses, está demostrado que los vikingos, en sus correrías de Islandia a Groenlandia, llegaron en el siglo X a América. Pero las relaciones entre aquellastierras y Europa se interrumpieron en el siglo XIII. También se ha creído modernamente que los chinos tuvieron noticia de un continente situado a oriente de su tierra y al que llamaron Fu-Sang. Veremos por su orden todo este impresionante desfile de ideas o, tal vez, hechos.
Tanto fenicios como cartagineses enviaron sus navegantes en dirección al océano. Atravesaron las columnas de Hércules y laimaginación de doctos e indoctos se ha visto tan excitada con las navegaciones audaces de aquellos marinos cuanto que las mantuvieron siempre en un voluntario secreto. Más todavía: el secreto era tan hábil que no se limitaban a callar, sino que se valían de la poca audacia de los griegos en la navegación de altura para propalar, por boca de ellos mismos, terroríficas leyendas. En la segunda mitad delsiglo XVIII se descubrió en el Estado de Massachusetts en Norteamérica una inscripción que fue examinada en 1783 y que el pastor Ezra Stiles consideró fenicia. Compartió su criterio otro erudito llamado Court de Gebelin. Hoy nadie cree ya en esa interpretación y se considera dicha inscripción como obra de un falsario. Pero ¿por qué había falsarios que se atrevían a luchar para crear un ambientepropicio? ¿Para qué hacer que la gente fuese creyendo más y más en que los fenicios llegaron a América? Estos hombres no actuaban sin duda movidos por una fuerza caprichosa, por pura travesura, sino para dar realidad —aunque fuese realidad falsificada— a las extrañas tradiciones que flotaban en el ambiente, recogidas en misteriosos textos, acerca de un posible poblamiento de América por los púnicos.El falsificador del siglo XVIII no fue el único. La obsesión de querer hallar pruebas palpables del ensueño se continuó más adelante, con apasionada obstinación. Que podía tener una extraña realidad objetiva, en el fondo, ayuda a creerlo que también los mismos jeroglíficos egipcios habían sido «descifrados» por así decirlo ilusoriamente por soñadores como el padre Athanasius Kircher, que quisohallar en ellos un contenido simbólico. Pero ¿cuál era la base de tradición en que podían apoyarse los que intentaban fabricar los pretendidos monumentos fenicios de América? Parece ser que el emperador azteca Moctezuma había narrado algo a Hernán Cortés acerca de influencias, en su país, de pueblos misteriosos y remotos, llegados del otro lado del mar. El indígena Ixtlixochitl lo refería en suHistoria de los Chichimecas. Existen también las tradiciones del jefe extranjero que los aztecas llamaron Quetzalcohuatl y otro héroe llamado Votan. En su moderno trabajo el erudito portugués Jaime Cortesao (Génesis del descubrimiento. Los portugueses, vol. III de la Historia de América, dirigida por el doctor Ballesteros y Beretta) se muestra escéptico respecto a estas tradiciones indígenas, peroesto no es más que un punto de vista, aunque sea muy autorizado. Hay quienes han declinado toda su vida al estudio de semejantes enigmas relacionados con América, y uno de ellos es el profesor francés Paul Gaffarel, de la Facultad de Letras de Dijon. En su obra Histoire de la découverte de l'Amerique depuis les origines jusqu'a la mort de Christophe Colomb (París, 1892 dos volúmenes), dedica a los...
tracking img