Terrazo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 80 (19992 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Terrazo

lento, taimado, con un bramar repetido y monótono. Alargaba la cabeza, y el bramar culminaba en un mugido largo y de clarinada. Raspó la tierra con las bifurcadas pezuñas hasta levantar al cielo polvaredas de oro. Avanzó un poco. Luego quedó inmóvil, hierático, tenso. En los belfos negros y gomosos la baba se le espumaba en burbujas de plata. Así permaneció un rato. Dobló la cerviz, elhocico pegado al ras del suelo, resoplando violentamente, como husmeando una huella misteriosa. En la vieja casona la gente se fue asomando al balcón. Los agregados salían de sus bohíos. Los chiquillos de vientres abultados perforaban el aire con sus chillidos: —El Josco pelea con el americano de los Velilla. En el redondel de los cerros circunvecinos las voces se hicieron ecos. Los chiquillosazuzaban al Josco: —Dale, Josco, que tú le puedes. El Josco seguía avanzando, la cabeza baja, el andar lento y grave. Y el Jincho no pudo contenerse y soltó el toro blanco. Este se cuadró receloso, empezó a escarbar la tierra con las anchas pezuñas y lanzó un bronco mugido. —Jey… Jey… Oiseee… Josco —gritaba la peonada. —Palante, mi Josco —vibró el Jincho. Y se oyó el seco y violento chocar de lascornamentas. Acreció el grito ensordecedor de la peonada: —Dale, jey… Josco… Las cabezas pegadas, los ojos negros y refulgentes inyectados de sangre, los belfos dilatados, las pezuñas firmemente adheridas a la tierra, las patas traseras abiertas, los rabos leoninos erguidos, la trabazón rebullente de los músculos ondulando sobre las carnes macizas. Colisión de fuerzas que por lo potentes seinmovilizaban. Ninguno cejaba; parecían como estampados en la fiesta de colores del paisaje. La baba se espesaba. Los belfos ardorosos resonaban como fuelles. Separaron súbitamente las cornamentas y empezaron a tirarse cornadas ladeadas, tratando de herirse en las frentes. Los

17

colección los ríos profundos

18

cuernos sonaban como repiquetear de castañuelas. Y volvieron a unir las testasflorecidas de puñales. Un agregado exclamó: —El blanco es más grande y tiene más arrobas. Y el Jincho con rabia le ripostó: —Pero el Josco tiene más maña y más cría. El toro blanco, haciendo un supremo esfuerzo, se retiró un poco y avanzó egregio, imprimiéndole a la escultura imponente de su cuerpo toda la fuerza de sus arrobas. Y se vio al Josco recular arrollado por aquella avalancha incontenible.—Aguante mi Josco —gritaba desesperado el Jincho. —No juya; usté es de raza. El Josco hincaba las patas traseras en la tierra buscando un apoyo para resistir, pero el blanco lo arrastraba. Dobló los corvejones tratando de detener el empuje, se irguió nuevamente y “rebuleó” rápido hacia atrás amortiguando la embestida del blanco. —Lo ve; es más grande —añadió con pena un agregado. —Pero no juye —leescupió el Jincho. Y las patas traseras del Josco toparon con una eminencia en el terreno, la cual le sirvió de sostén. Afirmado, sesgó a un lado, zafando el cuerpo a la embestida del blanco, que se perdió en el vacío. A éste faltó el equilibrio, y el Josco, aprovechándose del desbalance del contrario, volteó rápido y le asestó una cornada certera, trazándole en rojo sobre el albo costado unagrieta de sangre. El blanco lanzó un bufido quejumbroso, huyendo despavorido entre la algarabía jubilosa del peonaje. El Jincho vibrante de emoción gritaba a voz en cuello: —Toro jaiba, toro mañoso, toro de cría. Y el Josco alargó el cuerpo estilizado, levantó la testa triunfal, las astas filosas doradas de sol, apuñaleando el mantón azul de un cielo sin nubes. … El blanco siempre se quedó de padrote.Orondo se paseaba por el cercao de las vacas.
s El

Josco

http://www.scribd.com/Insurgencia

Abel a r do Dí a z Alfa ro

Terrazo

Al Josco trataron de uncirlo al yugo con un buey viejo para que lo amaestrara, pero se revolvió violento poniendo en peligro la vida del peonaje. Andaba mohíno, huraño, y se le escuchaba bramar quejoso, como agobiado por una pena inconmensurable....
tracking img