Tia carlota

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2501 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LaNacioncl » Magazine / Sábado 26 de Enero del año 2008 / 0:00 Horas.
Cuentos de verano: "Mi tía Carlota"
Llené el balde con agua y volví a la cocina. Un gato negro intentaba pasar del techo a los árboles y los pájaros, sumidos en pánico, se aprestaban a volar. En la penumbra de la cocina Carlota susurraba algo al oído de Laura y ella torcía el cuello como si le dieran cosquillas. Una bolsa dealmejas esperaba junto al lavaplatos.

Fue un fin de semana que Felipe se había ausentado por motivos de trabajo, creo que era el cierre del año fiscal y la sirvienta había ido al campo a ver a sus padres. Laurita vino a quedarse con tía Carlota y conmigo. Yo estudiaba, encerrado, las nauseabundas asignaturas de geometría y química para los exámenes finales. Era noviembre, la primavera meerizaba los pelos. Mes de calor sublime que la brisa distribuía por los rincones más sombríos y Los Beatles habían sacado un nuevo álbum que estaban tocando en todas las radios y yo amarrado al escritorio repasando a Pitágoras, a Watt y sus caballos, al proporcionalmente gaseoso Louis Joseph Gay-Lussac. A veces descansaba mirando media docena de fotos de fuentes y restaurantes de Roma, distribuidasextrañamente bajo un vidrio al costado del escritorio. Al mediodía, harto de ángulos, bajé a la cocina a estirar las piernas y buscar un vaso de agua fresca. Ahí me encuentro a la tía Carlota con su amiga, muertas de la risa, preparando el almuerzo, rellenando un pollito, bebiendo vino blanco frío. En el umbral quedé abobado. La vista de esas batas de algodón cortas, sin mangas y escotadas que dejabanal descubierto los hombros y la juntura de los senos, que se pegaban a la mitad del muslo, me producía siempre pajarito doloroso. Gotas de sudor les cubrían la frente y sus cuerpos emanaban una laxa energía felina.
Laura se acercó a recibirme con un beso, señor estudiante, cuchillo en mano. Se va a quedar ciego de tanto leer, mira qué ojos tan hermosos tienes, su boca tibia cerca de mi boca ysu cuerpo rozando levemente al mío. Tómate un vinito con nosotras, lindo, y ríe alegremente. La tía Carlota, muy seria, déjalo Laura, cuchillo en mano, tiene que recuperar seis meses de tiempo perdido.
Voy a tomarme un recreo, digo yo, sacando hielo del refrigerador. Laura me arrebata un cubito y se lo pasa por la frente y los brazos.
Vamos a almorzar en media hora, aprovecha ese tiempo y despuésdescansas, dice Carlota mirándome fijo.
No sea tan estricta, profesora. Déjalo que nos ayude a limpiar las almejas, y le mete una palmada en el trasero. Carlota da un salto. Nos reímos.
Acabo de terminar un capítulo, tía; no quiero empezar otro ahora.
Bueno, trae un balde del garaje y ven a ganarte el almuerzo.
Limpiar almejas es tarea de hombres, dice Laura guiñándome un ojo y pasándome unacopa llena.
Bueno, qué estábamos diciendo, interrumpe mi tía.
¡Salud!, propongo nervioso.
Laura se ha quedado mirando mis piernas. Te gustan mis bermudas, pregunto creyendo que admira mis blue jeans cortados y pintados a lo Van Gogh. Ella larga una carcajada.
¡Qué piernas más peludas tienes! Pareces un macho cabrío.
¡Laura!. Carlota alza la nariz con un gesto brusco.
¡Pareces un sátiro!¿Dónde tienes la colita?.
¡Laura, estás borracha, mujer!, gritaba mi tía con creciente asombro.
Al principio me quedé un poco tieso, listo para dar un mal paso; después escapé al patio a morirme de vergüenza mientras ellas se echaban a reír parloteando en todo tono; Carlota reprochándole su mala conducta, eso no es de señoritas, Laura insistiendo que era verdad, que yo era un fauno y ellas ninfas enpeligro. Carlota comenzaba a enfadarse, que la cortara, que qué va a pensar de sus amigas que le iba a perder el respeto, y finalmente cuchicheos y risitas reprimidas.
Afuera había puro sol saturando el cielo cristalino. Era un calor bueno que abrazaba todo el cuerpo, árboles plenos y un concierto de pájaros. Había voces de niños cantando: Juguemos en el bosque, mientras el lobo no está....
tracking img