Tokio blues - haruki murakami

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 449 (112008 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
HARUKI MURAKAMI

Tokio Blues
(Norwegian Wood)
Traducido del japonés por Lourdes Porta

1 ................................................................... 3
2 ................................................................ 9
3 .................................................................. 20
4.................................................................. 34
5 .................................................................. 60
6 .................................................................. 63
7 ................................................................ 113
8 ................................................................ 135
9................................................................ 148
10 .............................................................. 159
11 .............................................................. 182

Para muchas festividades

1
Yo entonces tenía treinta y siete años y me encontraba a bordo de un Boeing 747. El
gigantescoavión había iniciado el descenso atravesando unos espesos nubarrones y ahora se disponía a aterrizar en el aeropuerto de Hamburgo. La fría lluvia de noviembre teñía la tierra de gris y hacía que los mecánicos cubiertos con recios impermeables, las banderas que se erguían sobre los bajos edificios del aeropuerto, las vallas que anunciaban los BMW, todo, se asemejara al fondo de unamelancólica pintura de la escuela flamenca. «¡Vaya! ¡Otra vez en Alemania!», pensé.
Tras completarse el aterrizaje, se apagaron las señales de «Prohibido fumar» y por los altavoces del techo empezó a sonar una música ambiental. Era una interpretación ramplona de Nor wegian Wood de los Beatles. La melodía me conmovió, como siempre. No. En realidad, me turbó; me produjouna emoción mucho más violenta que de costumbre.
Para que no me estallara la cabeza, me encorvé, me cubrí la cara con las manos y permanecí inmóvil. Al poco se acercó a mí una azafata alemana y me preguntó si me encontraba mal. Le respondí que no, que se trataba de un ligero mareo.
—¿Seguro que está usted bien?
—Sí, gracias — dije.
La azafata me sonrió y se fue. La músicacambió a una melodía de Billy Joel. Alcé la cabeza, contemplé las nubes oscuras que cubrían el Mar del Norte, pensé en la infinidad de cosas que había perdido en el curso de mi vida. Pensé en el tiempo perdido, en las personas que habían muerto, en las que me habían abandonado, en los sentimientos que jamás volverían.
Seguí pensando en aquel prado hasta que el avión sedetuvo y los pasajeros se desabrocharon los cinturones y empezaron a sacar sus bolsas y chaquetas de los portaequipajes. Olí la hierba, sentí el viento en la piel, oí el canto de los pájaros. Corría el otoño de 1969, y yo estaba a punto de cumplir veinte años.
Volvió a acercarse la misma azafata de antes, que se sentó a mi lado y me preguntó si me encontraba mejor.
—Estoy bien,gracias. De pronto me he sentido triste. Es sólo eso —dije, y sonreí.
—También a mí me sucede a veces. Le comprendo muy bien —contestó ella. Irguió la cabeza, se levantó del asiento y me regaló una sonrisa resplandeciente—. Le deseo un buen viaje. Auf Wiedersehen!
—Auf Wiedersehen! —repetí....

Incluso ahora, dieciocho años después, recuerdo aquel prado en suspequeños detalles. Recuerdo el verde profundo y brillante de las laderas de la montaña, donde una lluvia fina y pertinaz barría el polvo acumulado durante el verano. Recuerdo las espigas de susuki1 balanceándose al compás del viento de octubre, las nubes largas y estrechas coronando las cimas azules, como congeladas, de las montañas. El cielo...
tracking img