Trabajo del mio cid

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3872 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Actividades a realizar con cada uno de los textos de literatura medieval.

1.-Localiza el texto dentro de la literatura medieval: género literario, características, quienes eran los encargados de su difusión, temática y personajes, obra a la que pertenece, autor, época en la que se desarrolla, etc.

2.-Señala el tema, la estructura y la métrica.

3.-Redacta un breve resumen.

4.-Analizalas características literarias y estilísticas más relevantes:
(Tipo de narrador, marcas de oralidad/mezcla de oralidad con rasgos de la lengua escrita, técnicas de alternancia: /narración-dialogo,…acción-reposo…/, tipo de lenguaje: /sencillez/riqueza expresiva/, uso de epítetos épicos, isosilabismo/anisosilabismo, estrofas regulares/irregulares, rima consonante/asonante, intención, tipo de estrofautilizada, etc)

NORMAS PARA LA REALIZACIÓN Y PRESENTACIÓN DE TRABAJOS
Los trabajos se presentarán en folios, escritos a ordenador y por una sola cara. Dejando márgenes (unos tres cm a la izquierda y unos dos cm en los restantes lados de la hoja).Las páginas, a partir de la portada han de ir numeradas. El trabajo se entregará grapado. El trabajo ha de constar de:
-una portada en cuyocentro irá el nombre del libro y abajo a la derecha el nombre y el curso del alumno.
-un índice con las partes y las hojas que ocupan cada una de las partes
-el resto de las hojas con el trabajo propiamente dicho.
Fecha límite de entrega: semana del 15 al 19 de noviembre

CANTAR DEL MÍO CID

3
Mío Cid Ruy Díaz por Burgos entróve,
van en su compañía sesenta pendones;
salen a verlomujeres y varones,
burgueses y burguesas a las ventanas se ponen,
llorando de los ojos, ¡tan grande era su dolor!
De las sus bocas todos decían una razón
«¡Dios, qué buen vasallo, si tuviese buen señor!»

4
Le hospedarían con gusto, pero ninguno osaba:
que el rey don Alfonso le tenía gran saña.
Antes de la noche en Burgos entró su carta
con gran mandamiento y fuertementesellada
que a mío Cid Ruy Díaz que nadie le diese posada
y aquellos que se la diesen supiesen vera palabra
que perderían sus bienes y además los ojos de la cara,
y aun además los cuerpos y las almas.
Grande duelo tenían las gentes cristianas;
se esconden de mío Cid, que no osan decirle nada.
El Campeador se dirigió a su posada;
cuando llegó a la puerta, la halló biencerrada,
por miedo del rey Alfonso, así ellos acordaran:
que a menos que la rompiese, no se la abrirían por nada.
Los de mío Cid a altas voces llaman,
los de dentro no les querían responder palabra.
Aguijó mío Cid, a la puerta se llegaba,
sacó el pie del estribo, un fuerte golpe daba;
no se abre la puerta, que estaba bien cerrada.
Una niña de nueve años a mío Cid seacercaba:
«Ya Campeador, en buen hora ceñiste espada
«El rey lo ha vedado, anoche entró su carta,
«con gran mandamiento y fuertemente sellada.
«No os osaríamos abrir ni acoger por nada;
«si no, perderíamos los bienes y las casas,
«y aún además los ojos de las caras.
«Cid, en nuestro mal vos no ganáis nada;
mas el Criador os guarde con todas sus virtudes santas».
Esto laniña dijo y tornó para su casa.
Ya lo ve el Cid que del rey no esperaba gracia.
Partióse de la puerta, por Burgos aguijaba,
llegó a Santa María, luego descabalga;
hincó las rodillas, de corazón rogaba.
La oración hecha, luego cabalgaba;
salió por la puerta, el río Arlanzón pasaba.
Junto a la villa de Burgos en la glera acampaba,
mandó plantar las tiendas, despuésdescabalgaba.
Mío Cid Ruy Díaz, el que en buen hora ciñó espada,
acampó en la glera que nadie le abre su casa;
están junto a él los fieles que le acompañan.
Así acampó mío Cid como si fuese en montaña.

128
En el robledo de Corpes entraron los de Carrión,
los robles tocan las nubes, ¡tan altas las ramas son!
Las bestias fieras andan alrededor.
Hallaron una fuente en...
tracking img