Trabajo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6195 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Alfonso Galindo Lucas

SOBRE EL MÉTODO CIENTÍFICO EN ECONOMÍA
“Nunca han faltado pensadores capaces de elevar a categoría científica los prejuicios de la clase dominante” Eduardo Galeano (Patas Arriba. La escuela del mundo al revés, s. XXI editores)

INTRODUCCIÓN. LA UTOPÍA DEL MERCADO Cuando hablamos de “utopía”, nos referimos a una palabra inventada por Thomas Moro en 1516, para designar aalgo que, literalmente, no está en ninguna parte. A raíz del famoso ensayo, la palabra utopía, ha adquirido connotaciones de algo que se considera deseable. Efectivamente, el mercado es algo deseable, más deseable en la medida en que más presente esté y mejor funcione. Ahora bien, este no es un ensayo destinado a explicar las cualidades del mercado eficiente (amplitud, transparencia, profundidad,etc.), primero porque existe una infinidad de tratados sobre ese tema y, segundo, porque es más urgente comprobar si se está poniendo o es posible poner en práctica una institución con semejantes cualidades, en caso contrario, no estaríamos ante un concepto científico, sino teológico. Primero hay que cerciorarse de la existencia de algo y luego describirlo. El mercado, como cada uno de sustérminos relacionados, comparten, en el sistema actual, algo de la naturaleza de los dioses, puesto que, en la opinión general, primero se cree en el mercado, luego se comulga con él y después se estudian sus características. Citaré algún ejemplo de entre los trabajos célebres, minuciosamente elaborados, en los que se da por sentado que los mercados asignan recursos eficientemente. Sin embargo, hoyparece demostrado que el mercado, de tan deficiente como se nos presenta, se caracteriza más por su ausencia que por sus fallos. Por lo tanto, la finalidad principal de este ensayo no es, como en otros, mostrar lo que se puede encontrar el agente económico en su interacción con otros agentes, en un paradigma ideal y munificente: el mercado, el verdadero mercado; ese mecanismo que, como un demiurgo,sentencia de forma inapelable cuál es el precio justo de cada bien. Previa a este tipo de análisis es la crítica de los límites materiales y formales de

las disciplinas científicas, puesto que, al hablar de Economía, estamos refiriéndonos al desarrollo humano, a la naturaleza humana (Heilbroner, 1968) y a todo lo que a ésta preocupa. 1. LA HIPÓTESIS DE RACIONALIDAD No es la irracionalidad o“racionalidad limitada” lo que impide que los mercados funcionen correctamente. Aunque todos los agentes pueden incurrir en equivocaciones o, dicho de otra forma, decisiones de las que luego se arrepentirán. La llamada “Ley de los grandes números” permite resolver, mediante el cálculo de probabilidad, la posibilidad de una decisión incorrecta, compensándola con otras de sentido contrario. Junto con estaLey y pese a su antigüedad, la presunción de racionalidad es uno de los principales pilares de la Ciencia Económica. La racionalidad no debe entenderse aquí en términos filosóficos, sino más bien como una muestra de egoísmo maquiavélico. Si en una guerra mueren niños, a fin de que alguien pueda seguir acumulando inmensos capitales, eso puede no parecernos racional y, sobre todo, nada razonable.Por eso, la racionalidad no debe ser en ningún caso entendida como una justificación del comportamiento económico (al estilo aberrante de Herbert Spencer), sino una herramienta imprescindible para la explicación de dicho comportamiento. Todos sabemos que, en la vida real, mueren niños de hambre para satisfacer la codicia de los hombres; esto es una mera descripción. Para nuestra joven Ciencia, laracionalidad no es otra cosa que un dogma; ni siquiera una hipótesis, pues para contrastar este aspecto fundamental del comportamiento humano, tendría que pedir permiso a otras ciencias más maduras como la antropología, la biología, la ecología, la sociología, etc. (más reciente es la psicología o etología humana). Ahora bien, no se trata de un dogma en sentido ético, sino de un presupuesto...
tracking img