Transito de santa clara de asis

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1454 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
TRANSITO DE SANTA CLARA DE ASÍS

MONICIÓN
Nos hemos reunido para celebrar con gozo el triunfo de nuestra madre y hermana Clara.
Con su luz y transparencia evangélica, esta mujer eclesial, consumió los días de su peregrinación terrena aguardando con fidelidad la llegada del Esposo. Fiel discípula de Jesús le imitó en su altísima pobreza, como lo había aprendido de su «plantador y guía», elHermano Francisco.
Alabemos y ensalcemos al Dios grande “Santo y admirable Señor”, mientras aguardamos con el aceite de la fidelidad, para que cuando llegue Jesús, pueda encontrarnos con las lámparas encendidas.

CANTO:

MONICIÓN
Vamos a intentar vivir estos momentos percibiendo el gozo de la Hermana Clara, en un ambiente pascual. Este es el sentido del Cirio que vamos a encender.ORACIÓN
Oh Cristo, lámpara que alumbra a la nueva Jerusalén; que la admirable claridad de esta llama, símbolo de tu cuerpo glorioso, difunda su resplandor sobre los que nos encaminamos hacia tu morada. Concédenos, a todos los que nos sentimos peregrinos una gran esperanza. Que el amor que has puesto en nuestro corazón, se mantenga ardiente. Que aprendamos de la Hermana Clara a ser luz y transparencia deevangelio. Que nos dejemos iluminar por la luz de tu rostro para que, como Clara, reflejemos esta luz en todo el mundo. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

CANTO:

Lector 1: La Hermana Clara glorificó al Señor en los días de su vida terrena, eligiendo la senda estrecha que nos marca el Evangelio. Se desposó para siempre con el Señor en la soledad del Monasterio deSan Damián. Allí, plantada por el bienaventurado Francisco, pasó su vida hasta la edad de 60 años, cuando cargada de admirables frutos, el rey de las vírgenes la condujo, el 11 de agosto de 1253, al banquete de las bodas del Cordero. En esta hora de su glorioso tránsito, murió estrechando entre sus manos la Regla y Vida de las Hermanas Pobres, camino seguro para vivir en la Iglesia la altísimapobreza de nuestro Señor Jesucristo y el espíritu de oración y devoción, al cual las demás cosas temporales debían servir.

CANTO:

Una pausa de silencio orante

Lector 2: Nuestra Hermana Clara había corrido durante 40 años en el estadio de la “altísima pobreza” y, he aquí que se acercaba con premura, a la meta de la suprema llamada. Se apresura la divina Providencia a cumplir sus designioscon ella, y el Señor Jesucristo a elevar a la “pobre peregrina”, hasta el palacio del reino celeste. Ansía también nuestra hermana este momento sublime, y suspira con todas sus fuerzas, por verse libre de su cuerpo mortal para contemplar a Cristo Victorioso, al que había seguido de todo corazón en su pobreza terrena.
A sus benditos miembros, deshechos ya por sus antiguas dolencias, se les sumaahora, aquella extrema debilidad, presagio de la cercana llamada del Señor y umbral celeste de la salud eterna.

Lector 3: Llega a toda prisa el señor Papa Inocencio IV, de santa memoria, con los cardenales a la ciudad de Asís, no dudando en visitar a la sierva de Cristo y honrar con su presencia a aquella cuya vida tenía tan por encima de las demás mujeres de su tiempo. Entrando en el Monasteriode San Damián, el Papa se dirige al lecho y acerca su mano a los labios de la enferma para que ésta la bese. Luego que la toma agradecida, pide besar también los pies del Pontífice. Se acomoda benignamente el señor Papa sobre un escaño de madera y él presente al pie, que Clara cubre de besos reclinando en él su rostro con toda reverencia. Ruega a continuación que el Sumo Pontífice la absuelva detodos sus pecados. Y el señor Papa exclama: ¡Ojalá no tuviera yo más necesidad de perdón! Y el señor Papa le imparte, con el beneficio de una total absolución, la gracia de una amplísima bendición.

Lector 4: Se la ve debatirse en agonía durante largo tiempo, creciendo entre tanto la fe y la devoción de todos sus paisanos. Asiduamente la visitan cardenales y prelados, honrándola como a...
tracking img