triarmonico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2104 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de noviembre de 2013
Leer documento completo
Vista previa del texto
Adoración: Intimidad con Dios
por John & Carol Wimber
No solo es útil entender por qué y cómo adoramos a Dios, sino también lo que ocurre cuando adoramos a Dios. Adorar, el acto de dar libremente amor a Dios, forma y moldea cada una de las actividades de la vida cristiana.

Muchas personas que visitan las Comunidades Cristianas Vineyard comentan sobre la profundidad y la riqueza denuestra adoración. Este comentario no ha surgido por casualidad: nuestra filosofía está bien pensada, guía el porqué y el cómo adoramos a Dios. Queremos compartírsela en este artículo.

Para entender la forma en que adoramos a Dios, debo contarle la historia de nuestra comunidad, la cual se remonta hasta 1977. En ese tiempo mi esposa, Carol, dirigía un grupo pequeño en la casa, del cual surgió unapequeña iglesia. Permitiré que sea ella quien describa lo que ocurrió durante ese tiempo.

«Empezamos a adorar nada más que con el sentido de llamado por parte del Señor a que desarrolláramos una relación más profunda con él. Antes de que iniciáramos nuestras reuniones caseras en 1977, el Espíritu Santo ya había estado trabajando en mi corazón al respecto. Había creado en mí una colosal hambre porDios. Un día, mientras oraba, la palabra adoración apareció en mi mente como si fuera un titular de un periódico. Yo no pensaba mucho en esa palabra. Como cristiana evangélica, siempre había asumido que en cualquier reunión dominical había “adoración” —y, en cierta forma, estaba en lo correcto. Pero en otro sentido había ciertos elementos en el culto que eran exclusivos para la adoración y nopara las enseñanzas, anuncios, presentaciones musicales, y todas las otras actividades que forman parte de una típica celebración dominical. Tuve que admitir que no estaba segura de qué parte del culto se suponía estaba destinada a la adoración.»

»Después de empezar las reuniones caseras, observé que había momentos durante la reunión —generalmente cuando cantábamos— en los que experimentaba a Diosprofundamente. Entonábamos cánticos pero especialmente de adoración o testimonios de algún hermano. Pero ocasionalmente entonábamos un canto personal e íntimo para Jesús, con letras como “Te amo Jesús”. Esos tipos de cantos avivaban y nutrían el hambre que sentía por Dios.

»Fue en ese tiempo, cuando empecé a preguntarle a nuestro líder musical por qué parecía que algunas canciones encendíanuna chispa dentro de nosotros mientras que otras no. En nuestras conversaciones sobre adoración, nos dimos cuenta de que a menudo cantábamos sobre adorar pero casi nunca adorábamos —excepto cuando accidentalmente “tropezábamos” con canciones íntimas como «Te amo Señor» y «Levanto mi voz». De esta forma empezamos a notar la diferencia entre cantos sobre Jesús y cantos para Jesús.

»Durante esetiempo cuando “tropezábamos” colectivamente a la hora de adorar, era porque muchos de nosotros también adorábamos en casa, a solas. Durante estos tiempos solitarios no necesariamente cantábamos, sino que nos doblegábamos, nos arrodillábamos, levantábamos nuestras manos, y orábamos espontáneamente en el Espíritu —algunas veces con oraciones verbales, en otras con oraciones no verbales, e inclusooraciones en las que no se utilizaban las palabras. Observamos que a medida que profundizábamos en nuestra adoración individual, más hambre de Dios experimentábamos cuando nos reuníamos. Así que aprendimos que lo que ocurre cuando estamos solos con el Señor determina la intimidad y la profundidad de nuestra adoración colectiva.

»En ese tiempo comprendimos que nuestra adoración bendecía a Dios, queera solo para él y no un medio para preparar a la gente para el sermón del pastor. Esto fue una revelación emocionante. Después de establecer el lugar central de la adoración en nuestras reuniones, surgieron muchos momentos en los cuales adorábamos a Dios por una o dos horas.

»En esos años también descubrimos que cantar no era la única forma de adorar a Dios. Ya que la palabra adoración...
tracking img