Un caballito importante

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (594 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
UN CABALLITO IMPORTANTE

Una noche, mi caballito me dijo: No recuerdo donde nací. Solo sé que de joven tuve la suerte de venir a estas tierras de América, en uno de los barcos de HernánCortés.

Mis ojos, al igual que los ojos de los conquistadores, se recrearon una y mil veces, con la maravilla de estas tierras desconocidas. ¡Y cuánto hubiera dado entonces por retozar librementeen sus campos y sus montes!…

Pero mi destino era otro, pues tuve que acompañar a mis amos los españoles en todas sus aventuras.

Camine infatigable y a marchas forzadas, luche con corajeen mil batallas, defendiendo con mi cuerpo a mi montura, y así llegue a la ciudad conquistada, México.

Como me hubiera gustado conocerte entonces para que pudieras haber visto las maravillasque yo vi.: inmensos palacios y templos en medio de un lago, por donde cruzaban ligeras embarcaciones; oro y plumeria en los trajes y en los adornos de sus moradores; fiestas continuas a los dioses;raros perfumes de maderas y resinas en los sahumerios y en el ambiente.

A la ciudad oí que la llamaban Tenochtitlán, pero mis amos la nombraron Nueva España. Antes de la llegada de los españoles,nuestro país estaba poblado por indígenas como los mayas y los aztecas. A ser conquistadas estas culturas fueron destruidas casi por completo debido a las guerras y enfermedades.

Losprehispánicos nos dejaron importantes aportaciones como: la escritura, las artes y las zonas arqueológicas como Chichén Itzá, Teotihuacan, Monte Alban, El Tajín y muchas otras más.

Fue en aquel tiempodonde acaeció el episodio más importante de mi historia: vivíamos en la gran tenochtitlán, al parecer tranquilos y bien alimentados. Un día con otros hacíamos excursiones a lugares distantes, y a mi te loconfieso, me gustaba trotar por las calzadas que conducían a tierra firme.

Más un día nos vimos encerrados en nuestro corral, sin imaginar siquiera la causa, y sin saber los días que...
tracking img