Un día en la vida de los yámanas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (404 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Un día en la vida de los Yámanas

Hace muchos años, en el sur de nuestro país, en los canales fueguinos, vivían Yekalam, un niño indígena de la tribu de los Yámanas y su familia.
Como en esa épocalos chicos no iban a la escuela, los grandes les enseñaban cómo era su trabajo, para que en el futuro estuvieran preparados.
Las nenas juntaban leña y mariscos, trabajaban las pieles y, junto conlas mujeres, hacían ropas de cuero y fabricaban casas, además de los canastos de juncos. Los nenes aprendían a usar las armas y salían a pescar con sus padres en las grandes canoas, mientras losayudaban a sacar el agua que se iba filtrando para que no se hundieran.
Esto que voy a contarles, ocurrió el mismo día que Yekalam salía, por primera vez, a demostrar que era mucho lo que el habíaaprendido.
Tenían todo preparado, el fuego prendido sobre las piedras, para que la canoa no se quemara, y algunos remos de repuesto por si se caían al agua.
Hacía frío y el viento soplaba muy fuerte.Yekalam iba arrodillado justo en medio de la canoa, donde se ubicaban siempre los más pequeños y llenaba una y otra vez su jarrito de cuero, tirando el agua hacia fuera con mucho cuidado. Sabía que nopodía moverse demasiado porque la canoa se daría vuelta.
Su papá se mantenía atento, con el arpón en la mano, por si aparecía algún pez, y su mamá remaba con fuerza, dirigiendo canoa hacia donde éste leseñalaba.
Todo parecía que ése no sería un día de suerte, habían pasado varias horas y no habían pescado nada. Ni siquiera habían visto un solo lobo marino.
De repente, algo sacudió la tranquilidady la canoa.
-Es la ballena más grande que vi en mi vida,- gritó asustado Yekalam.
Su papá soltó el arpón y comenzó a remar junto con su mamá, y por suerte lograron llegar hasta la costa, donde sinesperar ni siquiera un momento, juntaron las brasas que habían quedado del fogón y comenzaron a hacer señales de humo.
Yekalam deseaba que otros canoeros los vieran y vinieran a ayudarlos, quizá...
tracking img