Un dia con...

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1591 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Por: Alejandro Gómez Jaramillo

Periodismo como arte y como arma

La idea.

Si pasábamos todo el día con un guardaespaldas, tal vez al final dispararíamos su arma o por lo menos nos la dejaría tocar. Si en vez de eso nos íbamos para donde una secretaria, tal vez contestáramos el teléfono y escribir una que otra razón para el “jefe”, pero Daniel Velásquez y yo, decidimos pasarla en un TattooStudio o estudio de tatuaje.

La idea era sencilla, íbamos a un lugar indicado, conocíamos al sujeto, hablábamos con él, le hacíamos preguntas y escribíamos un texto. La cosa se complicó cuando a nuestras desaforadas mentes entró el reto, por así decirlo, de incluir en nuestros cuerpos alguna “obra de arte” de la persona encargada de ello.

Daniel se iba a tatuar y yo me iba a perforar.Después de varios minutos de discusión fue esa la conclusión. El lugar y la persona que nos haría el “arte” era todavía un enigma. Indagando con nuestros compañeros supimos de varios lugares y nos recomendaron a varios personajes, varios “artistas del cuerpo”, que plasmarían en nosotros una más de sus “obras”.

La vitrina.

A eso de las dos de la tarde llegamos al lugar indicado, Pink, una tiendaubicada en el centro comercial Oviedo. La vitrina exterior contenía varios adhesivos promocionando lo que al interior deberíamos encontrar. Boutique, peluquería, descuentos en ropa y en la parte inferior del cristal, tattoo and piercing.

Desde fuera, la tienda parecía de todo menos el lugar apropiado para ultrajar nuestros cuerpos. El primer piso era un almacén de ropa, a mí parecer, algo metro –sexual, donde la mayoría de su área la ocupaban estantes en los que se colgaba la mercancía. En la parte derecha se encuentra el recepcionista, que para mi sorpresa era hombre. El tipo, que se escudaba detrás de una vitrina de cristal, contaba con varios tatuajes en sus brazos, y por lo que nos hizo saber, otros más en su espalda. “Esperen un momento que Edwin no ha llegado”, nos dijo el hombrecon un tono antipático pero que cambiaría durante nuestra estadía.

La celda de cristal.

Al fondo del primer piso se encontraban unas escaleras por las que subimos para dirigirnos a la segunda sorpresa del día. Aparecía ante nuestros ojos unos más de los adhesivos de la vitrina principal. La peluquería era un salón grande con sillas para el oficio y espejos que cubren toda una pared. En loprofundo una división de vidrio se hace notoria, por lo que supusimos que era detrás de aquel vidriar donde nos encontraríamos al protagonista de nuestra historia.

Una puerta corrediza, nos da paso a lo que yo llamé “la celda de cristal”, pues el área no pasaba de los diez metros cuadrados y en ella se acomodaba una pequeña camilla, varias repisas en forma de cubos, un espejo grande, una hermosasilla antigua para barbería de color plateado y asiento negro, dos pequeñas butacas y un lavamanos y todo el equipo de asepsia necesarios al igual que las máquinas (para tatuar) y las agujas (para perforar) y algo que parecía una olla de presión para esterilizar equipos y joyas.

Al interior de la pequeña “celda”, se encontraba Edwin, un rolo bien parecido, delgado de tez trigueña y que a primeravista parece cualquier cosa, menos un tipo que se dedica a hacer tatuajes y a perforar personas para ponerles objeto extraños en cualquier parte del cuerpo.

- ¿Cuándo empezaste a tatuar?, le preguntó Daniel, mientras yo me sentaba en la silla antigua y Daniel se acomodaba en una de las butacas. – En el colegio hermano, con máquinas hechizas- Soltamos una carcajada y continuamos“fastidiándole la vida” haciéndole todo tipo de preguntas, que comenzaron desde lo básico y trascendieron hasta lo personal, apenas para dar cuenta de un montón de anécdotas que el hombre nos contó en el transcurso de la tarde.

¡Por fin, lo que esperábamos!

Las citas que habían programado para el martes 6 de marzo las habían cancelado y nuestras esperanzas de ver tatuar y perforar a alguien antes...
tracking img