Una chica llamada summer

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 143 (35680 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Julie Garwood


UNA CHICA LLAMADA SUMMER



Para Elizabeth, Bryan y Gerry.



ÍNDICE
Capítulo 1 4
Capítulo 2 10
Capítulo 3 14
Capítulo 4 18
Capítulo 5 24
Capítulo 6 29
Capítulo 7 35
Capítulo 8 38
Capítulo 9 42
Capítulo 10 46
Capítulo 11 52
Capítulo 12 59
Capítulo 13 64
Capítulo 14 68
Capítulo 15 70
Capítulo 16 77
Capítulo 17 79
Capítulo 18 85
Capítulo 19 88RESEÑA BIBLIOGRÁFICA 93




Capítulo 1
—Mamá, ¿tiene Michael que llevar esa toalla todo el rato? —preguntó Summer Matthews entre dientes.
Entonces se arrodilló frente a su hermano de tres años y le miró directamente a los ojos mientras le colocaba el enorme imperdible justo debajo de la barbilla.
—No puedo ser Superman sin mi capa —replicó Michael frunciendo el ceño hasta que la ristra depecas que le cruzaba el puente de la nariz se convirtió en un trazo oscuro—. Todo el mundo sabe que tenes que llevar una capa si quieres ser Superman —prosiguió en un tono que sugería que su hermana mayor decididamente era una ignorante.
—Claro que sí, cielo; y se dice tienes, no tenes —respondió su madre.
Summer levantó la vista y observó cómo su madre rebuscaba en su enorme bolso. «Ya ha vuelto aperder las llaves», pensó exasperada.
—Mamá, por lo menos haz que se quite esas ridículas botas cuando está en casa —suplicó. Summer se volvió hacia su hermano y le arregló la toalla de color rojo vivo que llevaba sobre sus pequeños hombros.
—Michael, las botas de invierno son estupendas cuando quieres jugar en la nieve, pero es que estamos en junio.
Por la beligerante expresión del rostro deMichael, Summer dedujo que su fría lógica no hacía mella en él, de modo que lo intentó con otra estrategia.
—Si no dejas que los pies respiren, se te van a consumir y se te caerán —le advirtió con voz siniestra.
La amenaza no le perturbó. En realidad, su hermano menor no se dejaba intimidar fácilmente.
—Superman siempre lleva botas rojas —exclamó. Volvió la mirada hacia arriba, exactamente comolo hacía el abuelo cuando estaba enojado, y cruzó los brazos sobre el pecho en actitud combativa. Summer finalmente comprendió que, sin duda, era un testarudo, y suspiró en señal de derrota.
—Summer, no molestes a tu hermano —le amonestó su madre mientras seguía sacando objetos de su bolso.
—Abandono —dijo Summer—. Tus llaves están sobre la mesa del comedor —añadió—. Acabo de recordar que las hevisto allí.
—¡Vaya! Claro que están ahí —exclamó su madre haciendo una mueca—. Michael, sé buen chico y obedece a tu hermana mientras ella se ocupa de ti. Summer, no te olvides de darle a tu abuelo su medicina a las tres. Está encima de la nevera.
—Dile que teño que llevar mis botas —pidió Michael.
—Claro que tienes que llevar tus botas —asintió su madre—. Pero, por favor, quítatelas paradormir la siesta.
—Tú ganas, enano —replicó Summer.
Después de darle un abrazo y un rápido beso a Michael y tras besar fugazmente la mejilla de Summer, su madre cogió las llaves de la mesa y salió corriendo por la puerta.
En cuanto estuvieron solos, Summer se volvió hacia su hermano y le dijo:
—Vamos, te prepararé la comida.
—No.
Era una respuesta automática, una palabra con la que Michaelúltimamente se había encariñado mucho, pero Summer no le hizo ningún caso y se dirigió hacia la cocina. Michael la siguió, pero se quedó en la puerta mientras observaba cómo ella le preparaba el bocadillo.
—No tengo hambre —protestó obstinadamente cuando ella puso el bocadillo sobre la mesa.
—Sí tienes —le contradijo. Cogió a su hermano, lo levantó y lo colocó en su silla antes de que pudieseproseguir su rebelión, y luego se sentó frente a él.
—No voy a comer.
Summer fingió un bostezo de aburrimiento y se encogió de hombros. Había aprendido que debía mostrarse fría, como si nada le importase, cuando quería conseguir algo de Michael. Había que ser un psicólogo amateur para tratar con niños de tres años.
—Deja de aplastar el bocadillo —le regañó.
Michael miró a Summer.
—¿Por qué estás...
tracking img