Una Historia De Casi 50 A Os

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (572 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de mayo de 2015
Leer documento completo
Vista previa del texto
Clarin.com .Opinión03/03/13
“Una historia de casi 50 años”
Osvaldo Pepe
Dispuesto a escuchar
“Una historia de casi 50 años”
Lo que les voy a contar me sucedió hace 46 años. Es la historia de dosborradores de terciopelo rojo. Siendo muy joven hacía mis primeras experiencias en la docencia. Era maestra de sexto grado, hoy séptimo, en el turno de la mañana, en la escuela 24, hoy con otro número,de la calles 45 y 12, hoy también con otros números, del Distrito Escolar de Berazategui, en la provincia de Buenos Aires.
El aula era una casilla de madera que albergaba incómodamente 42 alumnos,presidía la clase una estufa a garrafa, vaya peligro, con la que de alguna forma buscábamos entibiarnos.
Además para que dentro de la humildad de aquél ámbito nos sintiésemos esperados para aprender yenseñar, procuraba con distintos elementos darle un toque agradable a ese salón de clases, por eso dentro de los elementos que lo ornaban colgaban del pizarrón dos borradores de terciopelo rojo, quehabía heredado de mi maestra de quinto grado. Un día cualquiera, aparece uno de estos borradores quemado. Gran desilusión para mí, ya que mi vínculo con mis alumnos era muy bueno. Tiré el borrador a labasura, tomé el otro y lo guardé en el armario y comencé a preguntar uno por uno si “había quemado el borrador”. Luego de muchos no, alguien me dijo “fui yo”. Salimos fuera del aula, nunca unareprimenda delante del resto de los compañeros, y comenzamos a hablar sobre el hecho.
El alumno pidiendo una penitencia y yo diciéndole que el borrador no tenía ningún valor material, solamente afectivo, yeso ya no lo recuperaría por eso no habría sanción. La sanción se la pondría él mismo.
Corrió el año escolar, corrió mi vida, me alejé de Berazategui y llegó febrero de 2013. Una llamada telefónica mepregunta si yo era aquella joven maestra, a quien hacía muchos años que buscaba. Al decirle que sí, se presenta como mi alumno José Monterosso, diciéndome que tenía muchas ganas de verme. Combinamos...