Uno más

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1034 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
CUANDO LOS CAMINOS SE SEPARAN.

Aun entre las secretas razones de antepasados, en sus ánimas esenciales y escondidas, se ocultan, en lo más profundo de sus ideales, una meta utópica para el ser humano desde su infante existencia, y su ambición, en sí misma es el conocimiento absoluto. La idea resultaría para muchos loca, o al menos irreal, no obstante gracias a una ciencia podríamosalcanzarla; por medio de la filosofía podríamos acercar nuestra cotidiana realidad a la sabiduría.
Sin embargo, al igual que todo conocimiento, la sabiduría se trasforma constantemente al pasar las generaciones, las razones y los preceptos con los que evaluaban una situación sea en concreto o general, han sufrido una metamorfosis, la cual cambio de forma radical el pensamiento de los filósofos. Comoejemplo me podría referir a dos momentos filosóficos, los cuales conservan como similitud la formulación de hipótesis y maneras para mejorar la vida y acercarnos al conocimiento, no obstante, instituyen dos caminos para llegar a él, me refiero, de esta forma a la fe y la razón, cuyos momentos fueron respectivamente la filosofía medieval y la filosofía moderna. Estas dos fueron corrientes contrarias,pero complementarias, por ello, me permito remitirme a un ejemplo para su fácil comprensión y deducción.
Trata de dos buenos amigos Juan y José, los dos construyeron sus ideales fermentados por la más sana filosofía, sin embargo, sus intereses no convergían, uno era motivado por la fe y el otro por la razón. Juan estudio su carrera teológica en una universidad local, y se graduó con las másgratificantes menciones de honor, José por su parte, hizo lo mismo en una universidad extranjera, su dedicación e interés le basto para ser uno de los mejores filósofos de su institución,
Al cabo de años sin verse, repentinamente se encontraron en un restaurante y con felicidad estrecharon sus manos, tomaron una mesa y juntos empezaron a tomar un café, con entusiasmo se relataban su vida y susestudios, metas o ideales que tenían pensado formar con el tiempo; cuando la conversación estaba acaloradamente animada, se preguntaron sobre sus corrientes filosóficas, y fue donde Juan quiso mostrarle a su grato amigo su pensamiento de forma directa.
-Ahora soy teólogo, y mi ambición, sin duda alguna es que la gente conozca a Dios como verdaderamente es- dijo mirando fijamente a los ojos de sucompañero y tomando un poco de café.
-Yo, por lo contrario me gradué en filosofía, mi fundamento es la razón, y pienso en divulgar mi ideales, difundir que la iglesia es el opio del pueblo- contesto José, sabiendo de antemano la discusión que se aproximaba.
-No es eso mi buen amigo, la iglesia y la religión muestran el camino a una verdad absoluta, pues ningún humano la puede llegar a la sabiduríacompleta sin embargo, si sumimos nuestra alma a la existencia de un Dios verdadero y omnipotente sabremos que nuestro ideal es vivir a su gracia- hablo Juan, mostrando cierto poder de convencimiento en sus palabras.
-En cuanto a mi, pienso en otra cosa- dijo José- opino sobre una razón verdadera, donde solo influyan los pensamientos de los hombres, sean ellos los culpables de sus errores y triunfos,que no se le adjudiquen situaciones nefastas o bienaventuradas a un Dios que si existe, está fuera de nuestro alcance y razón- Respondió José, observando fijamente a Juan.
La conversación quedo en silencio por un tiempo, cuando por fin Juan se atrevió a hablar.
-La filosofía que pregonas tu, en mi opinión, la comparo con un saco roto, puede ser muy fino su revestimiento, hecho con las mejorestelas, aun mas – agrego- le puedes meter las coronas más caras, miles de monedas de oro, o quizá, los pensamientos más idóneos, aun así, aunque intentes llenar la mochila, jamás estará llena, porque está rota, y lo que le entra en un lado le sale por el otro, no tiene fondo, son ideas centrando a la humanidad, con sus mismas virtudes y defectos; en nuestro caso, nos alimentamos de Dios, por ello...
tracking img