Vaava

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1197 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Escuela Discipular I. 48
1ªTimoteo 4, 12- 5,16
I. Enseñanzas. 1. El viejo y experimentado pastor Pablo instruye al joven y valeroso pastor Timoteo, acerca de cuestiones de las cuales debe tener en cuenta y que son valiosas para el desarrollo de un ministerio eficaz. Primero, le advierte que en nada se sienta apocado por ser un ministro tan joven, al contrario, tiene que ser ejemplo (gr. Typos=modelo) al resto de la congregación y que la edad en absoluto es un parámetro de inmadurez sino su persona, aún joven, es determinante para el crecimiento espiritual de la congregación de Éfeso. “Que nadie te menoscabe por ser un ministro joven”, es una advertencia que tiene a lo menos dos aristas. La primera es que el mismo Timoteo tiene que aprender a autovalorarse como ministro ante unacongregación que de seguro sobraban hermanos mayores que podían llegar a menospreciar su ministerio, su prédica, sus enseñanzas, no por la calidad sino por la edad. Timoteo como muchos hoy tienen que aprender a cumplir el “tercer” mandamiento que llamo yo: “amarás a tu prójimo como a TI MISMO”. No podemos apreciar a los demás correctamente sino nos apreciamos a nosotros mismos. No podemos amar a otrossi nos odiamos. No tenemos que confundir humildad con humillación propia. Un ministro del Señor sano tendrá un buen concepto de sí mismo, tendrá seguridad de su llamado, tendrá certeza de que es el mismo Dios quien lo respalda, estará en paz con su servicio, y no tendrá que artificialmente justificar su ministerio. Lo que no hay que tener es un más alto concepto de si que no corresponda y que rayeen la vanagloria, pero andar dándose a patadas con uno mismo no nos hará ministros de una palabra liberadora, y transformadora para otros, cuando para uno mismo no lo es. La segunda arista es la valoración que las congregaciones den a ministros jóvenes. Y en esto pongo un ejemplo que ilustre que hay prejuicios respecto tanto a tener pastor joven o muy adulto. Conocí una iglesia que buscaba pastory ponía entre otras decenas de requisitos que no debía ser menor de 35 años y no mayor de 50. De seguro que ni Timoteo ni Pablo, estando ambos con un ministerio en apogeo, hubieran podido postular a esa iglesia. Ni el octogenario Moisés que lideró a Israel por 40 años. Y lo más triste, es que ni Jesús podía llegar a ser el buen pastor de esa iglesia por el poco aprecio que ella tenía a losministros jóvenes o a los más adultos. ¿Qué hace que una iglesia no busque la voluntad de Dios y tenga parámetros empresariales para buscar su líder? El resultado de esa iglesia fue un desastre por decir lo menos. Y pensar que en esa iglesia todos apreciaban a Moisés, a Timoteo, a Pablo y cuánto a Jesús, pero para su realidad no. Hay incongruencias muy fuertes en nuestras formas de hacer las cosas. LaPalabra la leemos como con un velo, y llegamos a distorsionar sus enseñanzas. No hacemos la contextualización de ella, la palabra antigua no tiene forma de encarnarse en nuestra realidad sino en aquellos aspectos que más nos acomodan. Somos más mundanos que lo que nos imaginamos. Actuamos con principios terrenos y las Escrituras integrales no la consideramos debidamente. Y agrego, esa iglesia habíaestado orando en busca de la voluntad de Dios, una voluntad limitada por sus acuerdos y requisitos que pedían del pastor que buscaban y que muy pocos se condecían con la Palabra. No estaban la llenura del Espíritu, la santidad, la capacidad teológica, el carisma del amor, de la fe y tantos otros pre-requisitos que exige la palabra. Por ello con dolor vuelvo a decir que muchas iglesias tienen soloel nombre de “evangélicas”.
2. De inmediato el hermano Pablo recomienda a Timoteo y a todos los que queremos estar en su mies una serie de acciones que todo ministro y más si es joven debe de realizar para mantener en constante progreso su crecimiento espiritual como el desarrollo de su ministerio y que ningún ministro debe soslayar: ser modelo en la forma de hablar, en la conducta, en la fe,...
tracking img