Varios

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2008 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Augusto: ¡Vete, vete, Liduvina, por Dios! ¡Vete déjame solo! ¡Anda vete! (sale Liduvina) (esto es terrible, verdaderamente terrible, me parece que sin darme cuenta de ello me voy enamorando… hasta de Liduvina, pobre Domingo. Empieza a hablar con Orfeo)
Augusto se encuentra con Victor
Victor: si ya sé lo que vas a decir. Venias a consultarme sobre tu estado que dede hace algún tiempo esverdaderamente alarmante ¿no es eso?
Augusto: si así es
Víctor: lo adivine. Pues bien, Augusto cásate y cásate cuanto antes.
Augusto: pero ¿con cuál?
Víctor: ¡ah! Pero ¿hay más de una?
Augusto: y ¿Cómo has adivinado también esto?
Víctor: muy sencillo. Si me hubieras preguntado ¿con quién? No habría supuesto que hay más de una ni que esa una exista mas al preguntar pero con cual se entiende concual de la dos, tres o diez o ene.
Augusto: es verdad
Víctor: cásate, cásate con cualquiera de las ene de la cual estas enamorado con la que tengas más a mano. Y sin pensarl0o demasiado. Ya ves yo me case sin pensarlo.
Augusto: es que ahora me ha dado por dedicarme a la experiencias de la psicología femenina.
Víctor: la única experiencia psicológica sobre la mujer es el matrimonio. El que nose casa, jamás podrá experimentar psicológicamente el alma de una mujer.
Augusto: pero ¡eso no tiene remedio! Sí, pero… me asaltan tantas dudas
Víctor: cásate rápido augusto, mejor, dudas luego ¿piensas? Luego eres
Augusto: si, dudar es pensar
Eugenia: ¿usted por aquí don Augusto?
Augusto: si, yo; mas puesto que tiene usted que salir lo dejare para otro día
Eugenia: no, mi tío si estaAugusto: no es con su tío, es con usted, es con usted Eugenia con quien tenía que hablar dejemos lo para otro día.
Eugenia: no, no, volvamos, las cosas en caliente
Augusto: es que esta su tío
Eugenia: pues no lo llamaremos, bien, que es lo que tenía que decirme.
Augusto: pues…pues…pues…pues…
Eugenia: bien; pues ¿Qué?
Augusto: que no puedo descansar, Eugenia; las cosas que nos dijimosla última vez que hablamos y que a pesar de todo no puedo resignarme.
Eugenia: y ¿a qué es lo que no puede resignarse?
Augusto: pues a esto, Eugenia, a esto.
Eugenia: y ¿Qué es esto?
Augusto: a esto, a que no seamos más que amigos…
Eugenia: ¡más que amigos...! ¿le parece poco señor don augusto? ¿o es que quiere usted que seamos menos que amigos?
Augusto: no, Eugenia, no, no es eso.
Eugenia:pues ¿qué es?
Augusto: por dios no me haga sufrir…
Eugenia: el que se hace sufrir es usted mismo.
Augusto: ¡no puedo resignarme, no!
Eugenia: pues ¿ qué quiere usted?
Augusto: ¡que seamos… marido y mujer!
Eugenia: ¡acabáramos!
Augusto: para acabar hay que empezar
Eugenia: ¿y aquella palabra que me dio usted?
Augusto: no sabía lo que decía
Eugenia: y la Rosario aquella…
Augusto: ¡o porDios Eugenia no me recuerdes eso! ¡No pienses en la Rosario!
Augusto: Eugenia
Eugenia: ¡eh cuidadito! ¡cuidadito!
Augusto: pues la otra vez… la ultima vez…
Eugenia: si pero entonces era diferente
Augusto: estoy haciendo el oso
Eugenia: si
Augusto: pues no lo comprendo
Eugenia: cuando nos hayamos casado, Augusto, te lo explicare y ahora quietecito eh
Augusto: ¿Cómo?
Eugenia: y ahoravoy a llamar a mi tio
Augusto: ¿para qué?
Eugenia: para darle parte
Augusto: es verdad
Eugenia: mire usted tío aquí tiene a don Augusto Pérez, que vino a pedirme la mano y yo se la he concedido
Fermin: ¡admirable, admirable, admirable, ven acá hija mía, ven acá que te abrace!
Eugenia: ¿tanto le admira a usted que vayamos a casarnos?
Augusto: ¿desde hoy?
Fermin: tiene usted razón si lofue siempre
Eugenia: si le entiende a usted tío. Ya llego mi tía
Hermelinda: ya, ¿con que es cosa hecha? Esto ya lo sabía yo.
Augusto: y me han pescado entre todos.
Hermelinda: ¿se quedara a comer usted con nosotros? Por supuesto para celebrarlo.
Augusto. Y qué remedio.
Augusto: ¡Me dan unas ganas de hacer unos versos a tus ojos!
Eugenia: ¡hazlos!
Eugenia: pues mira, augusto, yo no...
tracking img