Violencia en la tercera edad

VÍCTIMAS DE VIOLENCIA INTRAFAMILIAR EN LA TERCERA EDAD

Así como en la década del ’60 se comenzó a hablar de maltrato infantil y en los ’70 de la violencia contra la mujer, en los ’80 la victimología reconoció la categoría del maltrato a ancianos que -por ser de reciente incorporación- aún tiene poco desarrollo, aunque en la actualidad hay consenso general para aceptar que las personas en estaetapa de la vida constituyen una franja de la población susceptible de recibir malos tratos, fenómeno que debe ser considerado como un grave problema social.
El maltrato a ancianos es uno de los rostros más ocultos de la violencia, con una elevada cifra negra, cuya magnitud puede aumentar considerablemente porque hay un constante envejecimiento de la población.
Los ancianos, al igual que lasmujeres, los niños y los discapacitados constituyen un grupo vulnerable y, frecuentemente, resultan ser víctimas de abuso y maltrato por parte de sus familiares, paradójicamente, de quienes deberían cuidarlos.
Este incremento de la vulnerabilidad, es decir, del riesgo de victimización con la edad es dado por:
- El grado de dependencia del anciano hacia su cuidador.
- Antecedentes de violenciafamiliar en el grupo.
- Desinterés del cuidador de ejercer esa función.
- Mayor deterioro del anciano.
- Pérdida de apoyo social.
- Estar incluido en un entorno familiar con perturbaciones.
- Deterioro de las funciones cognitivas.
- Disminución de la capacidad física para defenderse.
- Dependencia de terceras personas para movilizarse.
- Disminución de su capacidad psíquica.
-Rutinas predecibles.
- Vivir y movilizarse solo.
En la actualidad no es raro que el anciano sea trasladado frecuentemente desde el hogar de un hijo al de otro, sintiéndose a veces inútil, desplazado y, en muchos casos, en una situación de desarraigo.
En otras oportunidades son alojados en asilos o residencias geriátricas, donde les resulta difícil adaptarse y lograr una adecuada integraciónsocio-ambiental. No se les permite tomar decisiones ni aún en cosas inherentes a su propia vida.
 
En esta etapa de la vida se invierten los roles: sus magras jubilaciones los obligan a depender de sus hijos y, de adulto independiente pasa a ser adulto dependiente, lo que determina una situación de alto riesgo si los cuidadores poseen características violentas o no están preparados o dispuestos paraejercer esa función.

La sociedad actual no reconoce al anciano, lo margina y lo trata como un estorbo; hay un rechazo a la vejez, por lo cual los sentimientos de desvalorización y la pérdida de autoestima surgen con facilidad.

En algunos pueden aparecer vivencias de desarraigo, abandono, aburrimiento, inutilidad y frustración afectiva, a la que también se añaden enfermedades físicas,disminución de la sensibilidad sensorial, especialmente en lo que se refiere a la vista y el oído, con lo que se dificulta aún más la comunicación. También se enfrenta con el temor a la muerte.

La agresión puede ser física, sexual, verbal o gestual. Las amenazas de abandono, la intimidación, el no permitirle expresar su opinión, hacerlo callar, decirle lo que tiene que hacer, limitar sus derechos,la indiferencia, el enojo, el aislamiento, la falta de afecto, los insultos, el desprecio, pueden llevar al anciano a un estado de confusión y temor generalizado, con trastornos del sueño y alimentación, retraimiento, sentimientos de desesperanza o desamparo, pérdida de autoestima y del interés por las actividades que realizaba, que culminan en un estado depresivo que le será difícil superar por elmedio hostil que lo rodea.
Por otra parte, el confinamiento en hogares o asilos es otra grave forma de abandono emocional, especialmente cuando el anciano es “depositado” en ellos, sin ser visitado ni controlada la atención que se le brinda.
Indicadores de maltrato

Si bien en algunas oportunidades los ancianos pueden lamentarse para llamar la atención o porque sufren alteraciones...
tracking img