Wraesrdhtfjk

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (503 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
sfzdxgfhcgjvhkjlklertdfyugli,cmkhvhcxg wretrytykgulglyhfv,jvgukhfvfvkfvkfv Aureliano pasaba mucho tiempo en el cuarto de Melquíades. Siempre estaba leyendo o platicando con él, que apareció pocodespués de la muerte de José Arcadio II y Aureliano II. Mientras más avanzaba Aureliano en sus estudios, Melquíades parecía estar más y más ausente, hasta el día en que despareció totalmente, dejando porprimera vez su cuarto vulnerable al polvo y a las inclemencias del tiempo.

Después de la muerte de Aureliano II, Petra Cotes seguía manteniendo a la familia, obviamente desde el anonimato. SantaSofía de la Piedad no paraba de trabajar tratando de arreglar las cosas y de recuperar la antigua casa, sin embargo la muerte de Úrsula la había quebrantado. Tiempo después se fue para siempre diciendoque ya no podía más con todo, fue la primera muestra de determinación que mostró desde que degolló el cadáver de José Arcadio II para asegurarse de que no lo enterraran vivo.

Aureliano y Fernandano compartían ni siquiera la soledad. Fernanda estaba por fin tranquila, se sentía como antes vivía en la casa de sus padres y poco a poco fue perdiendo la noción del tiempo. Aureliano había traducidoparte de los pergaminos de Melquíades, cosa que no habían logrado su predecesores, pero no pudo descifrarlos por lo que le pidió permiso a Fernanda de salir a buscar libros que lo ayudaran, ella se lonegó.

Fernanda se había hundido tanto en su soledad que Aureliano no había sabido nada de ella hasta el día en que la encontró muerta. Cuatro meses después llegó José Arcadio vestido con sustúnicas de sacerdote pero no quiso saber nada de Aureliano. Tiempo después este se enteró de que nunca había ido al seminario y que había abandonado los estudios poco tiempo después de iniciarlos y queocultó la verdad porque pensó que iba a recibir una gran herencia.

José Arcadio también cargaba con sus propios fantasmas. Aún después de tantos años seguía evocando a Amaranta y la veía como lo...
tracking img