Ya entendí por qué nos dan ganas de abandonar el ministerio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (582 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ya entendí por qué nos dan ganas de abandonar el ministerio
Escrito por HAC - Thursday 15/July/2010
A todos nos ha pasado, ¿no es cierto?  El pensamiento de irnos (de largarnos) nos ha cruzado porla mente más de alguna vez.  En cierto sentido, es normal, porque es verdad que el ministerio puede ser agotador, desgastante, difícil, doloroso, frustrante.  Sin embargo, quiero animarte a consideraruna razón superior que puede ayudarte la próxima vez que te veas a punto de tirar la toalla.
En II Corintios conocemos de manera muy personal al apóstol Pablo. Contra los falsos maestros quebuscaban desacreditarlo, él defiende su ministerio, y abre con mucha franqueza su corazón ante la iglesia que tanto amaba (iglesia que él mismo fundó).  Y en ese diálogo, aprendemos qué se siente estar en elministerio de Pablo.
Busca en tu Biblia los siguientes pasajes para descubrir las circunstancias adversas que enfrentaba el apóstol: 1:4 (tribulaciones); 1:5,6 (aflicciones); 1:8 (tribulación,pérdida de esperanza de conservar la vida); 1:9 (sentencia de muerte); 2:1 (tristeza); 2:4 (mucha tribulación y angustia, lágrimas); 2:13 (sin  reposo en su  espíritu); 4:8 (atribulados en todo, en apuros);4:15 (padecimientos); 4:16 (hombre exterior desgastándose); 5:4 (gemidos con angustia).  ¿Qué te parece la lista?  ¿Alguna vez te has visto en circunstancias similares?
Para rematar con broche deoro, te invito a leer dos relatos más: 6:4,5,9,10 y  11:23-28.  ¡Estas son adversidades al extremo!
Posiblemente nuestros problemas en el ministerio no se comparan a las aflicciones de Pablo.  Sé quemuchos líderes juveniles enfrentan la falta de apoyo por parte de sus pastores o de los padres de familia; luchamos con crisis financieras, tensiones sentimentales, problemas familiares, y la listapodría seguir.  Nos desanimamos, nos desgastamos.  Lloramos y nos angustiamos.
Pero quizás podamos identificarnos con Pablo y aprender de su motivación para no claudicar en el ministerio.
¿Qué era...
tracking img