A lengua del malón como novela histórica. un uso político del género, por josé di marco (unrc / ifdc villa mercedes)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4374 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA LENGUA DEL MALÓN COMO NOVELA HISTÓRICA. UN USO POLÍTICO DEL GÉNERO, por José Di Marco (UNRC / IFDC Villa Mercedes)

“Me interesa aclarar que no hago novela histórica, estoy contando hechos que me fueron contemporáneos. Tengo recuerdos de los bombardeos del ’55 por gente que estuvo ahí, lo mismo pasa con la toma del frigorífico. Veía pasar los carrier, los patrulleros, el barrio, mis tíosestuvieron ahí. A mí me interesa, en todo, caso, el cruce de discursos, más que la cosa puntual y los datos estadísticos. Si bien sobre el pasado es imposible intervenir, lo que sí se puede hacer es resignificarlo e intervenir sobre el presente.” Cultura, La Voz del Interior, Entrevista, jueves 25 de setiembre de 2004, p. 4

“Claro que todo esto lo pienso ahora, juzgando al joven Gómez de entonces.Es fácil desde la vejez comprender las cavilaciones y desatinos de la juventud. Tan fácil como, desde el presente, pergeñar una novela histórica. Uno dispone de la documentación, del testimonio de lo vivido y, desde el presente, acomoda los hechos en una lectura que se empecina en justificar defecciones y fraudes para sobrellevar el remordimiento.” La lengua del malón, p. 49.

En más de unaoportunidad, al referirse a La lengua del malón[1], Guillermo Sacommanno ha insistido en que no se trata de una novela histórica. En varios tramos autorreferenciales, el texto también manifiesta esta suerte de animadversión con respecto al género: coincidiendo con Saccomanno, el profesor Gómez, obstinado narrador de la novela[2], marca distancia respecto de las tentativas de hacer ficción con losmateriales que provienen de la historia[3].
No obstante, entiendo que la LDM puede considerarse un ejemplo de novela histórica en la medida en que este texto procura una reinterpretación de ciertos hechos del pasado que, a la vez, se constituye en una intervención polémica sobre el presente. Desde mi punto de vista, al volver sobre determinados episodios de la historia argentina producidos amediados del siglo XX, la LDM realiza una operación cultural consistente tanto en objetar el relato oficial de los hechos en cuestión como en afirmar el carácter político de la literatura. Saccomanno usa determinadas convenciones del género para narrar el bombardeo sobre Plaza de Mayo ocurrido en junio de 1955; no intenta una reconstrucción objetiva de los sucesos, más bien pretende dar cuenta dellado oculto de la historia, de lo encubierto y acallado por las versiones triunfantes. Se trata de un uso político de la memoria, como práctica social y como género discursivo, que encuentra en la ficción un repertorio de procedimientos válidos y eficaces para poner en evidencia la condición ideológica de la historia en tanto relato que refiere el pasado.
En este ponencia voy aconcentrarme, exclusivamente, en aquellos aspectos del texto de Saccommano que, a mi entender, autorizan una lectura del mismo en clave de novela histórica[4].

Noé Jitrik, en un trabajo ya clásico sobre el género[5], afirma que “la novela histórica se propone representar conflictos sociales” con un matiz específico que “se produce en virtud de un doble mecanismo: por una parte, una acentuación de locolectivo de dichos conflictos sociales y una correlativa subordinación de lo individual y, por otra parte, una elección de socialmente representativo de los individuos que, en ese carácter, relegan a «panorámica» lo social ambiental”[6]. Sin embargo –agrega Jitrik- el elemento que realmente diferencia a la novela histórica de otras formas narrativas con las que comparte una semejante temática deíndole social “sería la referencia a hechos históricos notorios o relativamente desconocidos pero en todo caso inscriptos en un saber”.[7] A modo de síntesis, Jitrik agrega que “lo que peculiarizaría a la novela histórica, es la referencia a un momento «considerado como histórico y aceptado consensualmente como tal» y, por añadidura, cierto apoyo documental realizado por quien se propone tal...
tracking img