1,2,3 Juan comentario bíblico

1 JUAN
Introducción
Si bien habitualmente se la denomina “epístola”, este escrito carece de destinatarios y de firma. En realidad, le faltan tantas de las características de una carta que algunos piensan que el título de “epístola” es una forma de expresión algo equívoca. La consideran un sermón escrito más bien que una carta. Sin embargo, aquí y allá aparecen pasa jes que justifican el título(p. ej.p. ej. Por ejemplo 2:1, 26), si bien con características inusitadas. Tal vez la explicación radica en el hecho de que originalmente el autor quiso que fuera leída en más de una comunidad.

PATERNIDAD LITERARIA

La opinión tradicional es que la obra es producto del apóstol Juan. En la antigüedad nadie sugirió la posibilidad de otro autor. Concuerda con esta opinión el marcado tono deautoridad que se observa a lo largo de la epístola. Se ha sugerido, más bien, que solamente una persona de la talla del Apóstol podría haber enviado una carta de ese calibre sin dar su nombre. Es evidente que el autor fue testigo ocular de algunas de las cosas que hizo Jesús (1:1–3; la opinión de que la primera persona plural significa la generalidad de los creyentes, o que es un simple recursoepistolar, no tiene mayor asidero). El estilo y la estructura del pensamiento se parecen a los del cuarto Evangelio, y todos concuerdan en que debe haber alguna conexión. Lo lógico es pensar en el mismo autor para ambos escritos, en cuyo caso todo gira alrededor de la autoría de ese Evangelio. Sin embargo, algunos críticos sostienen que el autor de uno de esos escritos fue discípulo del autor del otro;no es infrecuente que se piense en una “escuela” de cristianos de tipo juanino, uno de los cuales escribiría esta carta. Hacen hincapié en las diferencias de estilo (p. ej.p. ej. Por ejemplo hay menos palabras compuestas en la epístola) y de teología (p. ej.p. ej. Por ejemplo hay diferencias en los puntos de vista del significado de la muerte de Jesús). Sin embargo, la mayoría de los eruditoscoinciden en que si bien no deben ser minimizadas las diferencias, no son lo suficientemente notorias para exigir una diferente paternidad literaria. Se explican perfectamente bien por los distintos propósitos que tuvieron ambos escritos y por sus diferentes formas. J. R. W. Stott señala que: “La similitud entre Evangelio y epístola es considerablemente mayor que entre el tercer Evangelio y Hechos,que se sabe fueron escritos por el mismo autor” (The Letters of John, TNTC, 1964, p. 24). Raymond E. Brown, que cree probable que hubiera di ferentes autores, concuerda en que la evidencia se inclina a favor de que el Evangelio y las epístolas pueden haber sido escritas en épocas diferentes por la misma persona (The Epistles of John [Doubleday, 1982], pp. 14–30). No parece haber un argumentodefinitivo en favor de diferentes autores.
Las más recientes discusiones hacen frecuente mención de Juan “el anciano” (cf.cf. Confer (lat.), compare 2 Jn. 1; 3 Jn. 1) como el autor del Evangelio, otros como autor de la epístola (o 2 y 3 Jn. o Apoc.), y otros de ambos. Sin embargo, esta figura nebulosa no es un buen candidato. No puede demostrarse, sin sombra de duda, que un Juan el anciano, distinto aJuan el apóstol, hubiera existido. Y de haber existido, las razones para relacionarlo con este escrito no son convincentes; no tan convincentes, al menos, como la antigua tradición que se le asigna al Apóstol.
Como conclusión digamos que si bien la epístola no aduce paternidad literaria alguna, y mientras no pueda probarse lo contrario a entera satisfacción, la hipótesis más razonable es quesalió de la pluma del apóstol Juan.

OCASION

Surge claramente de la epístola que sus destinatarios sufrían la influencia de falsas enseñanzas que negaban la encarnación. Este error era ciertamente sostenido por gente que había estado en la iglesia y que ahora se había separado, porque Juan dice de ellos que “salieron de entre nosotros” (2:19, cf.cf. Confer (lat.), compare 4:1). En el segundo...
tracking img