Abeces dejo qe sea

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2420 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
A veces dejo que sea "Él" quién dé la cara, Como ahora, y es que en ocasiones la razón esta de mas……pero la brutalidad no.
Vi venir su puño como un bólido en busca de mi humanidad y tuve el tiempo justo para agacharme, de ser posible mi cabeza hubiese quedado fuera del juego, si “él” no tuviera el mando.
Y empezó el caos Nos encontrábamos en la parte trasera del bar, un cliché muy recargadopero cierto, por lo menos en esta ocasión, el “desgraciado” de mi agresor y sus dos compinches, casi podría decirse que era como volver a la escuela, solo que esta vez el aliento alcohólico, la falta de auxilio próximo y sus incipientes ganas de molerme a punta de golpes me hizo recurrir a lo inevitable.
Mi navaja voló a su encuentro, siempre la cargo conmigo, una de esas tonterías de que siemprela traes pero no la usas y vale mas que la necesitas y no la tengas el caso es que sin saber como estaba en mis manos(mentira, esa navaja era de él, no mía)-Trazo un arco oblicuo hacia el abdomen del grotesco gordo que pretendía machacar mi cuerpo con mas que vistos ánimos- La carne cedió al filo del acero, que decir de su camisa de por si maloliente.
Pude ver su sorpresa, había pasado de ser untipo remilgoso y calmado que mas bien tenía miedo de expresar sus protestas por el ánimo de camorra y los maltratos hacia mi persona que no hacia mas que beber un poco de “limonada mineral” en un bar “para machos” cosa que molestaba mi persona, pero que nada hacia frente a la provocación…. Hasta ahora.
Ahora su voz temblaba y no creía lo que sentía, sangre y mas sangre del tajo obsceno de suabultado vientre, camino dos pasos hacia mí y se desplomo como un fardo —Debiste haberte quedado en casa el día de hoy cerdo amigo -la voz me parecía familiar porque había salido de mi boca, pero las palabras no me pertenecían, cada que lo dejaba salir, “él” hacia de las suyas y por lo general abusaba del momento
-Y ustedes: ¿lo dejaran así? -Sus dos acompañantes que esperaban ver una reverendagolpiza hacia mí y en cambio observaron incrédulos mi transformación -Ya es suficiente, ellos solo querían ver el espectáculo, no hay porque avanzar mas, dejémoslo aquí y larguémonos antes de que alguien llame a la policía.
Mi voz retumbaba en mi cerebro como su tuviese eco, necesitaba hacerlo entender, necesitaba retomar el control —¡¡Cállate!! TU NO ME ORDENAS- el estallido de coraje de mi “amigo”que surgió de mi boca me indico que algo andaba mal, Ellos solo se miraron confundidos y arremetieron contra mí, mi pierna derecha, tal vez debería decir: “su pierna derecha” describió un arco, yo era un mero instrumento, pude apreciar levemente el impacto del talón en su sien ya que mis sentidos ya no eran míos, aun así vi como se desplomaba el primer sujeto que se aventuro al ataque, de sufrente brotaba sangre, todo gracias a las botas con protectores metálicos “internos”
—Te dije que las botas eran buenas, valieron el gasto, no es un lujo, son herramientas
—no necesitas hablar, te escucho, él no
—Pero mira su cara, no sabe que pasa, no sabe que vendrá, mira su miedo, huele, aspira, disfruta, tienes banca en primera fila sin siquiera pagar
—déjalo ir, no dirá nada, no le creerán—¿lo dices por el barrio en el que vive, porque es drogadicto, por sus tatuajes? Tú no eres mejor que él, de hecho tú no eres nada, eres un pobre diablo que vive escondiéndose tras de mi, que no afronta sus decisiones, que no acciona lo que debiera, que no vale sin MI.
—Cállate ya, sabes perfectamente que no me gustan tus modos, sabes lo mismo que yo porque vivimos juntos, porque tu eres yo ynada mas que eso, eres lo que te permito ser, si no te diera permiso no podrías utilizarme así, existes porque te necesito, pero solo por momentos, como ahora, míralo, creo que se arrepentirá
El sujeto no tenia idea de lo que pasaba, solo podía imaginar que yo, “el” en realidad hablaba como un pobre enfermo mental que solo puede ser ignorado por su propio bien, retrocedía hacia la parte final...
tracking img