Abocando al estudio de las problemáticas concernientes a la filosofía antigua

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2569 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 16 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿Qué clase de actualidad tiene hoy abocarse al estudio de las problemáticas concernientes a la filosofía antigua?, o mejor, ¿en qué sentido decimos, inmersos en nuestro marco epocal, que ciertos aspectos de la filosofía antigua son ‘actuales’? Habría que aclarar de antemano que no se trata aquí de hacer un inventario de los temas puntuales de la filosofía antigua (sea presocrática, platónica,aristotélica, helenística, etc.) que podrían llegar a ser actuales para nosotros. Para ello, en efecto, ya hay numerosos trabajos que se ocuparon de justificar hasta qué punto ciertas problemáticas relacionadas con la metafísica, la gnoseología, la ética y la política antiguas conservan actualidad (1). De lo que se trata aquí es de ir más bien al fondo de la cuestión, en la medida en que nosproponemos condensar en un solo aspecto la actualidad de la filosofía antigua. Más claramente: si tuviéramos que elegir, dentro del abanico de problemáticas que nos ofrece dicha filosofía, un solo concepto que funcione a la manera de denominador común en lo que toca a la actualidad, creemos que tal denominador sería la perspectiva dialógica que los griegos abrieron como ‘procedimiento’ o ‘camino’(méthodos) a través del cual alcanzar la sophía. Borges mismo, en el poema «El principio», nos refiere una aparente conversación de corte abstracto entre dos griegos, que podrían ser acaso Sócrates y Parménides, si bien dicho autor nos advierte que «conviene que no sepamos nunca sus nombres; la historia, así, será más misteriosa y más tranquila». Apunta Borges: «No polemizan. Y no quieren persuadir ni serpersuadidos, no piensan en ganar o en perder. Están de acuerdo en una sola cosa; saben que la discusión es el no imposible camino para llegar a una verdad. Libres del mito y de la metáfora, piensan o tratan de pensar. No sabremos nunca sus nombres. Esta conversación de dos desconocidos en un lugar de Grecia es el hecho capital de la Historia» (2). Quizá el gesto borgeano resulte arbitrario (comosuele pasar a la hora de hacer recortes relativos a la actualidad de una determinada cuestión), pero cuesta concebir otro legado filosófico antiguo más primordial que el señalado. El hecho filosófico capital de los griegos estaría dado, entonces, por la introducción de lo dialógico, o mejor, por la concepción de la filosofía como intercambio dialógico.
Decíamos, pues, que queríamos ir al fondo dela cuestión, procurando reducir la actualidad de la filosofía antigua a una noción. Podría apoyarse tal propósito aduciendo que el diálogo filosófico opera como matriz que articula las diferentes dimensiones que descubrimos a partir del mismo, las cuales caracterizan a la vez las diversas concepciones filosóficas que hallamos en la antigüedad. En efecto, a partir de ese «intercambio de palabras ypensamientos» (3) que constituye la filosofía misma para los griegos, arribamos al descubrimiento de las dimensiones ontológica, epistemológica y ético-política; en una palabra, tales dimensiones se vinculan en función de ese ejercicio discursivo que constituye el diálogo como «el no imposible camino para llegar a una verdad». De este modo, aunque dudemos respecto de la posibilidad de alcanzarplenamente la sophía, la filosofía antigua nos enseña que es un enorme progreso el hecho de adquirirla parcialmente a través del intercambio dialógico.
Ahora bien, ¿en qué y de qué forma se relacionan el intercambio dialógico como legado primordial de la filosofía antigua con la actualidad de la misma para nosotros? Si miramos la cuestión negativamente, podemos decir que así como la perspectivadialógica atraviesa de cabo a rabo toda la filosofía antigua, las filosofías que la suceden (sobre todo la medieval y moderna) se caracterizan precisamente por lo contrario, esto es, por el repliegue de la filosofía dentro de un diálogo introspectivo de la conciencia consigo misma (sin más baste recordar las Confesiones de San Agustín, o el apacible retiro en el que se sumerge Descartes a la hora...
tracking img