Abogado

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 118 (29266 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
1

Indice
CAPITULO 1 CAPITULO 2 CAPITULO 3 CAPITULO 4 CAPITULO 5 CAPITULO 6 CAPITULO 7 CAPITULO 8 CAPITULO 9 CAPITULO 10 CAPITULO 11 CAPITULO 12 CAPITULO 13 CAPITULO 14 CAPITULO 15 CAPITULO 16 "Para que vean mi gloria" (Jn. 17:24). La gloria de Cristo como la única manifestación de Dios para los creyentes. La gloria de Cristo manifestada por el misterio de sus dos naturalezas. La Gloria deCristo como Mediador: I. Su Humillación. La Gloria de Cristo como Mediador: II. Su Amor. La Gloria de Cristo como Mediador: III. Su Obediencia. La Gloria de Cristo como Mediador: IV. Su Exaltación. La gloria de Cristo ilustrada en el Antiguo Testamento. La gloria de Cristo en su unión con la Iglesia. La gloria de Cristo mostrada en darse a sí mismo a los creyentes. La gloria de Cristo manifestada enreunir todas las cosas en sí mismo. La diferencia entre la contemplación presente por la fe de la gloria de Cristo y lo que veremos en el cielo. Otra diferencia entre la contemplación presente por la fe de la gloria de Cristo y lo que veremos en el cielo. Más diferencias entre la contemplación presente por la fe de la gloria de Cristo, y lo que veremos en el cielo. Un llamado urgente a todosaquellos que todavía no son creyentes verdaderos en Cristo. ¿Cómo pueden los cristianos encontrar gracia fresca para renovar sus vidas espirituales?

2

"Para que vean mi gloria" (Jn.l7:24) El sumo sacerdote bajo el Antiguo Testamento, habiendo hecho los sacrificios requeridos en el día de la propiciación, entró al lugar santísimo con sus manos llenas de incienso de un dulce olor, el cual puso enel fuego delante del Señor. Así, el gran sumo sacerdote de la Iglesia, nuestro Señor Jesucristo, habiéndose ofrecido por nuestros pecados, entró en el cielo con el dulce aroma de sus oraciones a favor de su pueblo. Su deseo eterno por la salvación de su pueblo es manifiesto en el versículo citado al principio: "Padre... quiero... que vean mi gloria" (Jn.l7:24). José pidió a sus hermanos quecontaran a su padre acerca de su gloria en Egipto: "Haréis, pues, saber a mi padre toda mi gloria en Egipto..." (Gen.45:13). Esto lo hizo José, no para vanagloriarse, sino para dar a su padre el gozo de saber acerca de su elevada posición en Egipto. Así Cristo deseaba que los discípulos vieran su gloria, para que estuvieran satisfechos y disfrutaran de la plenitud de esta bendición para siempre.Habiendo conocido su amor, el corazón del creyente siempre estará inquieto hasta que vea la gloria de Cristo. El punto culminante de todas las peticiones que Cristo hace a favor de sus discípulos (en este capítulo 17) es que vean su gloria. Entonces yo afirmo que uno de los beneficios más grandes para el creyente, en este mundo y en el venidero, es la consideración de la gloria de Cristo. Desde elcomienzo del cristianismo, nunca ha habido tanta oposición directa hacia la naturaleza (divina y humana) y la gloria de Cristo como la que existe actualmente. Es el deber de todos aquellos que aman al Señor Jesús dar testimonio (según su capacidad) de su naturaleza única y de su gloria. Por lo tanto, quisiera fortalecer la fe de los creyentes verdaderos demostrando que el ver la gloria de Cristo es unade las experiencias y uno de los más grandes privilegios posibles en este mundo y en el venidero. Ahora en esta vida al contemplar la gloria de Cristo, somos transformados en su semejanza (vea 2 Cor.3:18). En la vida venidera, seremos semejantes a Él

CAPITULO 1

3

porque le veremos tal como El es (vea 1 Jn.3:2). Este conocimiento de Cristo es en forma continua, la vida y la recompensapara nuestras almas. Aquel que ha visto a Cristo, ha visto al Padre; la luz del conocimiento de la gloria de Dios es vista solamente en la faz de Jesucristo (vea Jn.l4:9 y 2 Cor.4:6). Hay dos maneras para ver la gloria de Cristo: Ahora en este mundo por medio de la fe, y en el cielo por la vista para toda la eternidad. Es de la segunda manera a la que Cristo se refiere en su oración (la oración...
tracking img