Alasitas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 27 (6568 palabras )
  • Descarga(s) : 10
  • Publicado : 24 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La feria de la alasita en Cochabamba (1895-1925)

I Mientras el mundo festivo tradicional de Cochabamba se debilitaba a fines del siglo XIX, la instalación de la feria de la alasita hacia 1895 parecía reanimar el ya decaído “espíritu festivo” cochabambino. Esta novedosa celebración, vinculada a estructuras religiosas en su nacimiento, se introdujo en la región desligada de toda marcatradicional y, por el contrario, prometía “progreso” a través del incentivo de la actividad artesanal. Se trataba, en rigor, de una feria de exposición de miniaturas a la que los periódicos locales de la época preferían denominarla como una “fiesta”. Esto último no parece arbitrario. Es probable que esta percepción generalizada se debiera a la función social que jugó esta feria precisamente en un contextode crisis festiva. Así dicha feria funcionaba más bien como un privilegiado “lugar de paseo” al cual acudían los diversos segmentos de la sociedad. Aquí, en contraste con otro tipo de festejos, no predominaban prácticas tradicionales que tanta molestia producían en las élites regionales entonces persuadidas por las ideas de modernidad. La feria de la alasita, de este modo, gozaba de notableaceptación en la sociedad cochabambina.

En contraste a la feria de la urbe paceña, donde recibió fuerte impulso de las autoridades (Butrón 1990, 1999)1, el alcance de la feria de Cochabamba en la actividad económica fue

En la ciudad de La Paz a lo largo del siglo XIX la feria de la alasita se realizó tradicionalmente el 24 enero durante los festejos de Nuestra Señora de La Paz. En la segunda mitadde dicho siglo, unas veces por iniciativa

1

1

limitado. Como hemos de ver, la producción a manos de los artesanos locales, que debía ser objeto de la feria, pronto fue reemplazada por mercancías importadas. En estas circunstancias ¿qué derroteros siguió la feria de la alasita en Cochabamba? En las páginas siguientes hacemos un recorrido por las tres primeras décadas (1895-1925) derealización de la feria de la alasita en Cochabamba con el objeto de describir sus características más importantes a la vez que sus implicancias en el plano festivo-ferial en general.

II El origen de la feria de la alasita en Cochabamba data de fines del siglo XIX. Su establecimiento ocurrió el domingo 20 de octubre de 1895 en la plazuela “Colón” donde empezaba el afamado prado cochabambino. Deacuerdo a una invitación que llegó a oficinas de El Heraldo la disposición de un “gran mercado de alacitas” tenía como objeto “dar animación á la fiesta de la Virgen de la Divina Providencia” (EH 17.10.1895) que anualmente se celebraba en el templo del Hospicio a cargo de los sacerdotes recoletos. La misma invitación, cuya procedencia queda en el anonimato, convocaba a los diversos gremios de artesanosa participar de la novedosa actividad “con objetos de su industria apropiados para el caso”.

Según El Comercio la “nueva y original fiesta” fue preparada por “la vecindad de la plazuela del Hospicio” (ECo 16.10.1895). El Heraldo, por su parte, resaltaba que entre los “iniciadores de la fiesta” el más entusiasta era Juan José Clavijo (EH 20.10.1896). Al concluir el siglo XIX
del gobierno yotras por iniciativa de las autoridades locales, se organizaron exposiciones de “miniaturas de alacitas” bajo la denominación de “Exposición Industrial” con el objeto de impulsar la labor de los gremios artesanales (Butrón 1990, 1999).

2

este mismo periódico atribuía la iniciación de la feria a los religiosos del Hospicio quienes se habrían propuesto “dar más importancia y solemnidad á lafiesta religiosa que remata con una procesión” (EH 24.10.1899). Sea como haya sido, la novedosa feria se incrustaba en Cochabamba vinculada a una festividad religiosa de la cual dependería los primeros años de su instauración2.

La feria que debía dar “mayor movimiento” y atraer “gran concurrencia” a la fiesta religiosa mencionada, empezó con relativo éxito. Así evaluaba El Heraldo la naciente...
tracking img