Amor y psicoanálisis

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6143 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Amor y Psicoanálisis:
Consideraciones sobre el decir y lo real
Para una clínica psicoanalítica

Francisca Pérez Prado
Agosto 1998

“Nadie habló de enamorarse
Pero Dios así lo quiso
Sin firmar un juramento
Hemos hecho compromiso” [1]

1.
Nadie habló

“Le pedí que me diera un beso. No sabía lo que él iba hacer, y no lo pensé, necesitaba hacerlo. El me besó. Temblaba, yo percibí eso.No me dijo ni una palabra, no habló. Hasta hoy, no dijo nada. Pero yo sentí que estaba emocionado, frágil. No soporto ese silencio”[2].

Una paciente llega a la consulta y comienza a hablar, a “decir” sobre un silencio que le resulta intolerable, toda vez que se sitúa sobre un “hacer” que se ha escapado de su saber: no se trata, sin embargo, de un acto. Se trata mas bien, de un hacer que sedespliega desde un apenas perceptible punto de postergación: “le pedí que me besara”.

Este intervalo abre un espacio cuya vacuidad se hace insostenible, echando a correr una producción maquinal de sentidos tentatorios y atentatorios sobre el hacer que los ha originado: la represión, podríamos pensar, que intercepta ese acto, condenado en ese punto al destierro de lo pulsional.

Hay cosas queno se dicen, hay diversos estatutos del silencio que marcan el tránsito de la experiencia del signo al significante, del padecimiento al acto, de lo imaginario a lo simbólico y a lo real, de la sugestión a la transferencia; hay diversos estatutos del silencio que marcan escuchas diferentes.

En cualquier caso, este silencio parece sin embargo remitir a una falta –por ejemplo de palabras-, así seasi lo referimos a una vuelta a lo real –que no puede sino ser una vuelta, un retorno, un traspaso, un momento- y a la relación establecida en cada momento a esa falta.

2.
de enamorarse....

El amor, por otra parte, parece estar estrechamente ligado a la falta, al menos en la concepción lacaniana de demandar lo que el otro no tiene. Y, en ese sentido, el problema del amor es central para lainstalación del psicoanálisis, sobre todo en tanto expresión del registro fundante del sujeto, el registro de la fractura en que este emerge, la marca de lo imposible.

Julia Kristeva, por ejemplo, dice, a propósito del amor, que “sería, de todos modos, solitario, ya que es incomunicable. Como si en el preciso instante en que el individuo se descubriera intensamente verdadero, extremadamentesubjetivo, pero violentamente ético porque está dispuesto a hacerlo todo por el otro, descubriera también el cierre de su condición y la impotencia de su lenguaje....”[3].

Es decir, el amor aparece y opera como amor de dar lo que no se tiene y amar en el otro lo que al otro le falta, ya sea que esta falta, en cualquiera de sus términos, circule como aporte, como darse, como un deseo o como unser[4]: falta que establecerá de este modo diversos tránsitos y diversas posiciones subjetivas por estos determinados.

Es, pues, justamente esta demarcación del espacio amoroso en su relación a la falta, la que nos constituye como sujetos deseantes. Y, en esa misma medida, funda la posibilidad de la transferencia, del amor de transferencia: el que instala al analista como objeto –de eseamor-; que instala al analizante como sujeto que lo despliega.

Amor, sin embargo, no necesidad[5]: distinción tremendamente relevante para el destino de este deseo, en tanto sólo será posible sostener su operación desde la mantención de su función de apertura; por lo tanto, no simplemente amor, sino demanda de amor será lo que se constituirá como pieza clave para la puesta en funcionamiento deldispositivo analítico: demanda de amor vigente mientras no respondida, mientras no rechazada; mientras demanda.

Freud mismo insiste en el emplazamiento de la escucha sobre la demanda, estableciendo que “la cura tiene que ser realizada en al abstinencia, solo con ello no me refiero a la privación corporal, ni a la privación de todo cuanto se apetece, pues quizá ningún enfermo lo toleraría. Lo...
tracking img