Analisis Burro Boots Adoc

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1414 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de febrero de 2013
Leer documento completo
Vista previa del texto
Me encanto esta historia desde que la escuche por televisión, ¿qué les parece? Un diseñador llega al salvador mira las burro boots y se da cuenta que es el diseño que andaba buscando  y se lanza una edición especial de 600 pares :D de zapatos y una venta especial en nueva york.

Zapatos con historia salvadoreña, hechos por salvadoreños y de una prestigiosa marca nacional, la verdad están muybonitos y me siento muy feliz de saber que al comprar uno de estos zapatos se está apoyando a una marca nacional, deberían de comentar mas las historias como estas, ya que cada producto  tiene una historia especial en su creación y muchas veces pasan desapercibidas.

El "burro boot" se va para Nueva York
El presidente de ADOC, Jaime Roberto Palomo, afirma que para el desarrollo es crucial elempleo, pero que este factor no debe ser visto nada más como un generador de ingresos, sino también como fuente de aprendizaje. La empresa ESTÁ LISTA PARA entrar al mercado chino

Jaime Roberto Palomo tiene los pies en la tierra: sabe que en este mercado no hay que descansar nunca.FOTO EDH / MAURICIO CACERES

CIRO GRANADOS Viernes, 10 de Junio de 2011 El diario de Hoy.
Desde que Jaime RobertoPalomo comienza a prepararte el bombazo de cafeína en su moderna cafetera te das cuenta de que el carisma es pieza fundamental en el éxito que ha tenido como empresario. No debe de ser fácil tomar las riendas del emporio que fundó su padre, Roberto, a quien se le reconoce inmortalmente como "el hombre que calzó El Salvador".
Cuando ADOC apenas nacía, la gente rural andaba o descalza o con caites. Lavisión de zapatero —a toda honra, dicen los Palomo— hizo que la producción del calzado se industrializara, se convirtiera en lo que ahora representa y que incluso su famoso "burro" llegara hasta el mismo Soho (Nueva York).
El burro no es pretencioso, es auténtico —dice don Jaime Roberto— en referencia a que el producto angular de su empresa no deja de aferrarse a la realidad. Una realidad quesurgió a mediados de los años 50 y que ha estado presente en casi todos los hogares salvadoreños.
—El burro es la piedra angular de esta empresa. Es un zapato para reír y llorar: porque le servía a los campesinos en las faenas diarias y también para "dominguear", —dice orgulloso—. Gracias al burro nosotros (él y sus hermanos logramos estudiar... el burrito nos permitió salir adelante.
—¿Y por quése llama burro?
—Ese nombre se lo puso el pueblo —dice mientras acaricia uno de los "burro boots" de la nueva colección que hará saltar a la marca al mercado neoyorquino.
El ejemplar que tiene en sus manos, uno color café oscuro, tiene líneas más definidas, costuras visibles y una numeración de serie porque el lanzamiento será solo de 600 pares. Los nostálgicos o los recién llegados a la marcapodrán escoger entre azul o gris claro.
En la tienda Opening Ceremony ya lo anuncian. Solo que allá, en el corazón de Manhattan, el burro no es tan humilde como acá y quienes quieran llevárselo tendrán que pagar alrededor de 150 dólares.

¿Pero cómo es que el humilde burro ha llegado tan alto? Por esas cosas de la vida. No es que el diseñador que se encantó con su diseño anduviera buscándoloprecisamente. Incluso, los trabajadores de la planta pensaron que se trataba de una broma cuando el tipo tocaba y tocaba al burro y decía: "Esto es lo que andaba buscando, ¡qué bien, qué in!". Los empleados de ADOC creían que el diseñador estaba medio loco. Lo que no sabían es que la tendencia en el mercado lleva un poco hacia lo retro y, dentro de esa misma influencia, debe tener una personalidad"rough" o "tough". Justo como el burro.
Al burro-descubierto-por-un-cazador-de-talentos le hicieron unos cuantos arreglos y, así, la cenicienta del calzado salvadoreño se marchó a donde otras marcas esperan llegar.
Ese éxito no ha sido gratuito. Ha llegado con el tesón de una empresa que se ha vuelto una institución en El Salvador.
—A mí me toca llevar adelante el legado de mi padre —advierte...