Antonio pinto salinas en vlp: preludio de un martirologio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1633 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Un mártir en VLP

Las prolijas portadas

Antonio Pinto Salinas en VLP:  preludio de un martirologio

por: Nicolás Soto

                            José Agustín Catalá dedicó  el último segmento de su existencia a difundir los desmanes de la dictadura perezjimenista. En doble cualidad de autor y editor, publicó en 1983 “Pedro Estrada y sus crímenes”. Uno de los casos reseñados es el dellíder acciondemocratista Antonio Pinto Salinas, quien vivió las últimas horas de su vida en Valle de La Pascua, rumbo a su destino final.
                            Catalá ofrece íntegra la averiguación sumarial del hecho, incoada el 13 de febrero de 1958, a escasos días del derrocamiento de Pérez Jiménez. Los testigos se ven libres de cualquier coacción y declaran sin cortapisas.                            En la mañana del miércoles 10 de junio de 1953, Antonio Pinto Salinas había sido apresado, junto a dos acompañantes activistas de AD, en las inmediaciones de la alcabala policial instalada a la salida de Santa María de Ipire, rumbo hacia Pariaguán. En el expediente se cita taxativamente la delación o sapeo por parte de un sujeto llamado Gustavo Mascareño. Retenido en El Tigre, Anzoátegui, fueentregado a una comisión de Seguridad Nacional llegada al efecto desde Caracas, encabezada por Braulio Barreto (a) “Barretico”. De inmediato, se embarcaron de regreso a la capital, con una primera escala en Valle de La Pascua.

[pic]
Antonio Pinto Salinas era oriundo de Santa Cruz de Mora, Mérida (1915 – 1953)

                            En la Declaración de Testigos dentro de la InstrucciónSumarial, cinco años después del presunto asesinato de Antonio Pinto Salinas, leemos el testimonio del vallepascuense Manuel Esteban González: “Más o menos como a las seis y media de la tarde del día once de junio de 1953, después de haber cerrado mi negocio mercantil, me dirigí hacia mi casa de familia, y al llegar cerca del negocio del señor Ernesto Alayón, el cual queda cerca de la Prefectura de esteDistrito, me llamó Alayón, y entonces entre él y José Isaac Díaz, me informaron que hacía poco rato habían traído unos Agentes de Seguridad Nacional al Dr. Antonio Pinto Salinas, quien venía esposado; (…) pude darme cuenta que varios Oficiales de Seguridad Nacional salieron de la Comandancia de Policía probablemente a comer, mientras que el Dr. Pinto Salinas quedó detenido allí; luego de estocontinué hacia mi casa de familia de donde regresé al cabo de largo rato, y entonces los mismos señores Isaac Díaz y Alayón me dijeron que se habían llevado al Dr. Pinto Salinas en dirección a San Juan de Los Morros. Al día siguiente en horas de la mañana me alarmó enormemente la noticia de que el Dr. Pinto Salinas había sido muerto a tiros por Agentes de Seguridad Nacional cuando trató de hacerarmas contra ellos, según dijo la prensa capitalina”. Más adelante en su atestación, Manuel Esteban González refiere haber conocido personalmente a Antonio Pinto Salinas con ocasión de sus visitas en labores proselitistas a Valle de La Pascua.
                            Leamos, de seguidas, la declaración de Ernesto Alayón, no sin antes recordar que su establecimiento se ubicaba al lado de laPrefectura de Policía (hoy en día sede de la Sociedad Bolivariana), frente a la plaza Bolívar, en el cruce de las calles Real y Atarraya, sitio conocido desde siempre como la Esquina de Alayón:“Como a las siete de la noche del once de junio de 1953, me encontraba dentro de mi negocio, cuando de pronto me llamó la atención ver que se estacionaban frente a la Prefectura varios vehículos; entonces me asoméy me di cuenta que de dichos vehículos algunos Agentes de Seguridad Nacional bajaron detenidas y esposadas a unas personas que traían presas y los metieron a la Prefectura (…); también aprecié que unos cuantos curiosos se acercaban (…). Al poco rato de esto entró a mi negocio el señor Herrera Mata, Prefecto de este Distrito, y dirigiéndose a mí me dijo: ‘Caramba, hermano, qué...
tracking img