Articulos importantes del dr. hector rodriguez espinoza

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4014 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿ MI HIJO ABOGADO?
“El Derecho es la ciencia de lo justo y de lo injusto”.
Juristas romanos.

“¡Vas que vuelas para Leyes...!”, es una conseja ( pero a manera de carrilla o choteo) que algunos profesores y estudiantes aplicados de los Bachilleratos, profieren a alumnos que fracasan en el aprendizaje de las Ciencias exactas,principalmente Matemáticas, Algebra, Física y Química.
Desde mediados de siglo en Latinoamérica y en el país, y de fines de los sesenta en el Estado, año tras año se repite la misma historieta de sobre demanda de aspirantes a estudiar - entre otras de tipo social - la Carrera de Derecho o “Derecho a la carrera”, para obtener el Título de Abogado. La curva de la preocupación social daun cíclico brinco; el bajo promedio y el peor índice de reprobación de los aspirantes en el examen de admisión (que oscila en ¡40 puntos!), alarman; y los mil rostros de las consecuencias sobresaltan a observadores del fenómeno educativo y económico. Pero una vez “resuelto” el problema, con paliativos y artilugios políticos, atornillados ya los rechazados en su pupitre, no sólo soslayamos lascausas, sino que las reproducimos, aún con mayor agudeza.
Producto de un ejercicio profesional de tres décadas, combinado con el apasionante mundo de la administración, docencia e investigación en la Jurisprudencia, no puedo escapar a compartir una convicción reflexiva con padres de familia, preparatorianos, directivos, profesionales del Derecho y sociedad en general.
Enprincipio, todas las Ciencias son bonitas y útiles al crecimiento individual, al desarrollo social y al progreso científico y tecnológico del país y del mundo, con la condición de que el joven tome, con tino, la decisión de estudiarlas; que escuche y atienda, con oportunidad, el “llamado” desde su interior - que no otra cosa es la advocatus, la vocación -.
La Carrera y el ejercicio delDerecho tienen, como todas, sus defensores y sus detractores.
Los primeros alegan que todos tienen el derecho a saber sus facultades y deberes; que lo mejor que le puede pasar a un joven y a su familia, que contribuye con sus impuestos, es pertenecer a ese privilegiado 1% de la población mexicana y prepararse universitariamente para ser abogado; que el sol de la educación jurídica decalidad sale para todos; que es la profesión de práctica más versátil, lo que desahoga las presiones de su mercado; y que al lado de los demasiados abogados tradicionalistas, faltan otros con emoción social para servir, desde el poder público o sus Despachos particulares, a los millones de indígenas e indigentes (curiosa identidad etimológica y socioeconómica), con su necesidad - insatisfecha porsiglos - de una atención preventiva y correctiva de sus problemas en lo agrario, familiar, laboral, penal y seguridad y bienestar social.
Los opositores, por su parte, argumentan que si acaso todos deben saber sus libertades fundamentales y universales, no todos pueden patrocinar profesionalmente a los demás u ocupar cargos públicos especializados; que no es la única opción paraacceder a una profesión; que una de las causas del crónico subdesarrollo y dependencia tecnológica de nuestros países, es precisamente la falta de docencia e investigación rigurosa de las ciencias exactas; que las Escuelas de Derecho - bajo el síndrome 4,005/4,005 - están sobrepobladas ( ¡ 4,005 titulados/4,005 inscritos, tan sólo de la UNISON Hermosillo!); que, por tanto, el mercado profesional estásaturado, la oferta de servicios abaratada, la ética (si acaso una vez la hubo, así sea en una primera intención) desplomada; y nuevas generaciones de profesionistas que egresan con la pesada losa de la mediocridad, frustración e incertidumbre encima de sus espaldas.
En el fondo y a estas alturas, se trata ya de un escenario fatal y de un fenómeno subproducto de la imprevisión e...
tracking img