Autobiografia charles darwin

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 91 (22570 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Autobiografía
Charles Darwin
http://www.librodot.com
Librodot Autobiografía Charles Darwin
Librodot
2
2
[Los recuerdos autobiográficos de mi padre, que ofrecemos en el presente capítulo, fueron escritos para
sus hijos sin intención alguna de que se publicaran jamás. A muchos les parecerá esto algo imposible, pero
aquellos que conocieron a mi padre comprenderán cómo no solamente eraposible, sino natural. La autobiografía
lleva el título: Recolletions of the Development of my Mind and Character (Memorias del desarrollo
de mi pensamiento y mi carácter) y concluye con la siguiente nota: «3 de agosto de 1876. Comencé
este bosquejo de mi vida alrededor del 28 de mayo en Hopedene y desde entonces he escrito alrededor de
una hora casi todas las tardes». Se comprenderá fácilmente queen una narración de carácter personal e íntimo,
escrita para su esposa e hijos, se presenten pasajes que deben omitirse aquí; no he considerado necesario
indicar dónde se han hecho tales omisiones. Se ha juzgado imprescindible hacer algunas correcciones
de evidentes errores de expresión, si bien se han reducido al mínimo tales alteraciones.— F. D.]
Habiéndome escrito un editor alemán parasolicitarme una nota sobre el desarrollo de mi
pensamiento y carácter, con un esbozo de mi autobiografía, he pensado que el asunto me divertía
y que quizá pudiera interesar a mis hijos o a los hijos de éstos. Sé que me hubiera interesado
grandemente haber leído un apunte, aunque fuera tan breve y superficial como éste. He
intentado componer el relato de mí mismo que viene a continuación como sihubiera muerto y
estuviera mirando mi vida desde otro mundo. Tampoco me ha resultado difícil, ya que mi vida
casi se acaba. No me tomado ninguna molestia en cuidar mi estilo literario.
Nací en Shrewsbury el 12 de febrero de 1809, y mi recuerdo más temprano sólo alcanza a la
fecha en que contaba cuatro años y unos meses, cuando fuimos cerca de Abergele para bañarnos
en la playa; conservo concierta nitidez la memoria de algunos hechos y lugares de allí.
Mi madre murió en julio de 1817, cuando yo tenía poco más de ocho años, y es extraño pero
apenas puedo recordar algo de ella, excepto su lecho mortuorio, su vestido de terciopelo negro
y su mesa de costura, extrañamente fabricada. En la primavera del mismo año fui enviado a
una escuela diurna en Shrewsbury, donde estuve un año. Mehan dicho que yo era mucho más
lento aprendiendo que mi hermana Catherine, y creo que en muchos sentidos era un chico travieso.
Por la época en que iba a esta escuela diurna, mi afición por la historia natural, y más especialmente
por las colecciones, estaba bastante desarrollada. Trataba de descifrar los nombres
de las plantas, y reunía todo tipo de cosas, conchas, lacres, sellos, monedas yminerales. La
pasión por coleccionar que lleva un hombre a ser naturalista sistemático, un virtuoso o un avaro,
era muy fuerte en mí, y claramente innata, puesto que ninguno de mis hermanos o hermanas
tuvo jamás esta afición.
Una anécdota sucedida aquel año ha quedado firmemente grabada en mi mente, supongo
que por la amarga desazón con que afectó después a mi conciencia; es curiosa como pruebade que por lo visto yo me interesaba ya a tan temprana edad por la variabilidad de las plantas.
Conté a otro chico (creo que era Leighton, que después llegaría a ser un conocidísimo liquenólogo
y botánico), que podía producir primaveras y velloritas de diferentes colores regándolas
con ciertos líquenes coloreados, lo cual por supuesto era un cuento monstruoso, y yo no lo
había intentadojamás. También puedo confesar aquí que cuando pequeño era muy dado a inventar
historias falsas, y lo hacía siempre para causar admiración. Por ejemplo, en una ocasión
cogí de los árboles de mi padre mucha fruta de gran valor y la escondí en los arbustos;
después corrí hasta quedar sin aliento para propagar la noticia de que había encontrado un
montón de fruta robada.
En mis primeros años de...
tracking img