Belen de los cerros

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3258 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cualquier parecido con personajes, sitios o hechos es mera casualidad.
Vitrimino Duncan (Actual cronista en Belén)

Cuentos trujillanos
Esto sucedió exactamente como aquí esta contado, para el tiempo en que los hombres trabajaban como bestias cargando bultos de Palo Alzao a Belén y cobraban un cobre negro por su trabajo y junto con los bultos traían y llevaban los cuentos de pueblo en pueblo,este es el mismo tiempo en que nacieron El Silbón, La llorona, el Hachero y se sembraron todas las tinajas con morocotas de oro que no se han encontrado nunca y siguen aguardando su descubrimiento en el estado Trujillo, los cuentos le fueron referidos a mi abuelo por Estrellón González(el mismo que podía comerse una cuenta de pan y una olla de guarapo, que rezaba el dolor de muelas , lasverrugas, recetaba por la orina y el iris del ojo, todo esto mientras cargaba en su espalda dos cargas de café) y mi abuelo me los heredó a mí y a mi primo Jesús Alirio Silva, que los cuenta distinto que yo, vayan ustedes a saber porque, ya que nos los contaron en el mismo momento. No debe perderse de vista nunca el hecho, que los fantasmas de los llanos, pasan su tiempo de descanso en las montañasandinas y viceversa. De aquí en adelante y hacia atrás todo es estrictamente verdad!
En la quebrada
Hasta la zanja por la que se colaba la pequeña quebrada hasta el río, perseguimos la manada de báquiros, que gruñía ferozmente al sentirse amenazada, teníamos dos días tras ellos y la cacería estaba llegando a término –Mariano Montaña- sabia como terminaría, pero para mi era primera vez, el fríodel miedo me recorrió todo el cuerpo de pies a cabeza, apreté el afilado machete tres canales en mi diestra y rogué a Dios.
Cuando Montaña –me grito, allá van las bestias, hice equilibrio en la zanja mientras el garañón de la manada se me venia encima; yo como el Cholo Parima en el Vichada, blandí el machete que reflejó un halo de la luna, cerré los ojos y lo lance contra la sombra que crecíaante mi. Cuando desperté, Mariano-sonrió y me dijo, lo atropellaron un poco joven, pero tenemos carne para un mes y recuperé el machete. Arrastramos la bestia muerta hasta un claro de la selva, prendimos una fogata con chamizas secas y ramas de un guamo vencido por el implacable tiempo. La noche era fresca, húmeda, entre los yagrumales del montonero la brisa nos brindaba su melodía, y la luna llenahacía una presentación especial para nosotros, despresamos el animal, casi treinta kilos de carne, dijo Mariano. Asamos un costillal al que le echamos un poco de la sal, que cargaba en las alforjas y unas hojas de orégano salvaje que pude distinguir claramente a la vera del lomo brillante de la quebrada, en la fogata trepitaban las chamizas del guamo y al instante empezó a oler la carne asada dela noble bestia, que nos libraría de dos días de ayuno obligado. Ahora ya sabe cómo se mata un báquiro macheteado dijo Mariano y picó un pedazo de costilla con el tres canales y lo extendió en mi dirección, la carne estaba arrebatada por la candela, pero su olor era exquisito, y resultó agradable al paladar.
Relajamos y salamos el resto de la carne, dos cuartos traseros y dos delanteros de labestia, demostrarían mi hazaña, cuando regresara a casa. Me arropé con la manta e hice una almohada con la hojarasca y bajo la suave brizna que comenzó a caer, escuché a Montaña, cantando sus plegarias a la luna:

Espejos de la laguna
Espejos de la laguna
No me muestren más su rostro

Que ya le estoy olvidando
Que ya le estoy olvidando
En las crines de mi potro

No quiero volver más nuncaDonde termina el mastranto
La tinaja y el fogón
Que me la recuerdan tanto

Para olvidar yo tus besos
Un cucurucho de miel
Que me piquen las avispas
Pa olvidarme de tu piel

A la vera de tus besos
Todito yo lo perdí
Sólo me quedó el consuelo
Que una vez te tuve a ti




Mi única mujer la luna
Que da vueltas y yo sé
Que aunque se pierda de día
Por la noche va volver

Nunca...
tracking img