Bella malicia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 312 (77808 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Rebecca James

Bella malicia

Índice

Argumento 5

PRIMERA PARTE

Prólogo 7
Capítulo 1 8
Capítulo 2 11
Capítulo 3 16
Capítulo 4 21
Capítulo 5 23
Capítulo 6 30
Capítulo 7 34
Capítulo 8 37
Capítulo 9 41Capítulo 10 45
Capítulo 11 55
Capítulo 12 58
Capítulo 13 64
Capítulo 14 67
Capítulo 15 81
Capítulo 16 83
Capítulo 17 90
Capítulo 18 92
Capítulo 19 99
Capítulo 20 104
Capítulo 21 113
Capítulo 22 116Capítulo 23 123
Capítulo 24 126

SEGUNDA PARTE

Capítulo 25 128
Capítulo 26 132
Capítulo 27 140
Capítulo 28 142
Capítulo 29 149
Capítulo 30 153
Capítulo 31 156
Capítulo 32 169
Capítulo 33 175
Capítulo 34 185Capítulo 35 189
Capítulo 36 192
Capítulo 37 197
Capítulo 38 203
Capítulo 39 205
Agradecimientos 212

[pic]

Argumento

Música, cenas, risas, conversaciones hasta la madrugada en torno a una botella de vino... Katherine está empezando a vivir su juventud, por primera vez desde la espantosa tragedia quegolpeó a su familia. Y todo gracias a Alice, la hermosa, extrovertida y popular Alice, que por algún motivo ha decidido elegirla como mejor amiga. Se siente tan bien con ella que al principio apenas da importancia a los pequeños detalles, a esos momentos en que Alice parece ser otra persona, alguien que disfruta retorciendo las mentes de las personas que la rodean, haciéndolas sufrir. Y cuando salea la luz el oscuro pasado de Katherine, se abre una puerta muy peligrosa. Porque cualquier secreto, en manos de Alice, se convierte en un arma mortal.

PRIMERA PARTE

[pic]

Prólogo

No fui al funeral de Alice.

En aquel momento yo estaba embarazada, loca y violentamente lastimada. Pero Alice no era el motivo de mi dolor. No, en aquella época yo odiaba a Alice y mealegré de que estuviera muerta. Alice fue quien me arruinó la vida, arrebatándome lo mejor que había tenido nunca y rompiéndolo en mil pedazos. No lloraba por Alice sino por su culpa.

Pero ahora, cuatro años después y en un momento feliz de mi existencia, por fin asentada en una vida cómoda y rutinaria con mi hija Sarah (mi pequeña Sarah, tan dulce y tan seria), en ocasiones, después de todo,me gustaría haber ido al funeral de Alice.

Lo que ocurre es que a veces veo a Alice: en el supermercado, en la puerta de la guardería de Sarah, en el bar donde Sarah y yo vamos a comer algún menú barato de vez en cuando. Con el rabillo del ojo veo destellos del cabello rubio platino de Alice, de su cuerpo de modelo, de su ropa llamativa, y entonces me paro a mirarla y mi corazón latedesbocado. Tardo un instante en recordar que está muerta, que es imposible que sea ella, pero hago un esfuerzo por acercarme y asegurarme de que su fantasma no ha vuelto para darme caza. De cerca, esas mujeres a veces se le parecen, aunque nunca, nunca, son tan guapas como Alice. Muy a menudo, por el contrario, tras una inspección de cerca, no se parecen a ella en nada.

Me doy la vuelta y sigoadelante con lo que estaba haciendo antes, pero una ola de calor me ha invadido la cara y los labios, y en los dedos me hormiguea de forma desagradable la adrenalina. La situación, invariablemente, me estropea el día.

Tendría que haber ido al funeral. No habría tenido que llorar o fingir desesperación. Podría haberme reído con amargura y escupido en su tumba. ¿A quién le hubiera importado? Si...
tracking img