Benjamin-w-discursos-interrumpidos-i-filosofia-del-arte-y-de-la-historia-1972

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 210 (52280 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
DISCURSOS INTERRUMPIDOS

~i

OTRAS OBRAS DEL AUTOR
publicadas por TAURUS

Imaginación y sociedad (Iluminaciones 1) Baudelaire: Poesía y capitalismo (Iluminaciones 2) Tentativas sobre Brecht (Iluminaciones 3) Haschisch Correspondencia (1933-1940) (con Gershom Scholem)

WALTER BENJAMÍN

DISCURSOS INTERRUMPIDOS I
Filosofía del arte y de la historia
Prólogo, traducción y notas deJESÚS AGUIRRE

taurus

© SUHRKAMP VERLAG, Frankfurt am Main, 1972

Primera edición Argentina © 1989, Aguiiar, Altea, Taurus, Alfaguara, S.A. de Ediciones Beazley 3860, 1437 Buenos Aires Hecho el depósito que indica la ley 11.723 ISBN 950-511-066-9 Impreso en la Argentina Printed in Argentina Publicado en Setiembre de 1989

INTERRUPCIONES SOBRE WALTER BENJAMÍN
por

JESÚS AGUÍRRE

Seríacontradictorio, y en grado además de contradicho in terminis, alargar continuadamente este discurso preliminar (o marginal, puesto que es sólo mío) a los discursos interrumpidos de Walter Benjamín. Precisaremos, sin embargo, que la interrupción benjaminiana nada tiene que ver con la inconclusión o inacabamiento casuales e imprevisibles. Incluso en el nivel biográfico: la exclusión de Benjamin de lavida académica, la precariedad de su empleo como periodista sin contrato, los sucesivos exilios, son preludios metalógicos del suicidio, del hiato final. La interrupción del discurso, de la atención e intención teóricas, es en cierto modo respuesta (como voluntad de salvación) al hiato que, destino burlesco, se interpone entre los hombres y las cosas de una generación, sujeto paciente de dosguerras mundiales. En la etapa final, ya casi en la segunda de las guerras, el único orden posible está fuera de toda jerarquización. La experiencia teórica se yuxtapone, apenas con una flexión minúscula, a la regulación práctica de la conducta frente a los objetos más domésticos. En una carta que Brecht escribe a Benjamín en 1933 invitándole a su casa de Dinamarca no hay diferencia de altura entre ladeclaración acerca de pequeñas cosas diarias, enormes en su peque7

ñez por ser escasas entonces, y la que hace en la misma frase, rebajándola obligadamente de cualquier énfasis, sobre un acontecimiento de talla mundial. «Tenemos radio, periódicos, naipes, pronto sus libros, estufas, pequeños cafés, una lengua asombrosamente fácil, y el mundo también aquí se viene abajo, pero con más calma».Interrumpir ya no resulta viable, pues que sólo allí se interrumpe donde haya diversidad. Cuando todo es igual nada tiene relación con nada. No hay distancias. Y de semejante cercanía de todo con todo, de apretura tan insoportable para quien no se rija por afanes totalitarios, no hay salida. Se impone el hiato. A Benjamín se le impuso, insisto en que como mueca a su concepción interruptora delmundo, en Port-Bou una madrugada del 27 de septiembre de 1940.

En otra ocasión, a la que ahora me remito, he expuesto los elementos interruptores del discurso en Benjamín '. El de una pluralidad discordante de las fuentes inspiradoras y el de la convicción de que la realidad es discontinua (convicción alimentada por una voluntad de que realmente lo sea). A esa inspiración plural y discordantehabría que calificarla también, en vista de los tres primeros trabajos recogidos en este volumen, de marginada. En los años treinta el cine, la -fotografía, la caricatura, eran fenómenos a los que todavía se consideraba como menores artísticamente. Constituyeron entonces algo que, apeándonos de una estimación aristocrática, pero manteniendo irónicamente su terminología, llamamos hoy subcultura. Benjamínintuye a tiempo la revolución que sobre el arte tradicional operarían estas formas que ascienden pujantes desde los márgenes de lo establecido. Y su entusiasmo de precursor está, no obstante, interrumpido por la nostalgia. El tirón del pasado no hizo de Benjamín un historiador; su filosofía de la
1 Para evitar en este prólogo repeticiones recabo, para su comprensión, la lectura de los que...
tracking img