Biografia franco vaccarini

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4157 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de octubre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Entrevista con el escritor  Franco Vaccarini
  
"Al escribir para chicos, crecí como escritor"
                                                           Bs. As., 13 de diciembre de 2006
 
 
Autores de Argentina (Germán Echeverría): Antes de comenzar la entrevista propiamente dicha, felicitaciones por el premio El Barco de Vapor 2006 otorgado a tu novela La noche del meteorito.Me imagino que será una gran alegría, más aún, teniendo en cuenta el importante paso que diste el último año dejando tu antiguo trabajo y dedicándote de lleno a la escritura. Contanos un poco cómo llegaste a esa decisión que te habrá generado alegría y al mismo tiempo cierta incertidumbre, y las sensaciones al recibir el prestigioso premio.
 
VACCARINI: Gracias, Germán. A pesar de que soñaba conganarlo desde que fui a la primera entrega del premio, en el 2002, me desbordó la sorpresa, la sensación de irrealidad, la alegría. El premio llegó en un momento especial, porque hace más de un año decidí algo extraordinario: que mi vocación y mi trabajo convergieran; ser escritor en todos los sentidos. Ahí tuve otro aval incomparable, el de mi compañera, el de mis hijas. Y acá estamos. Yestamos porque no estoy sólo, porque me siento acompañado. Yo puse convicción, puse buen ánimo, pero reconozco que por momentos me decía: estoy loco, rematadamente loco... en realidad era un reflejo del "funcionario que hay en mí", como escribió Kafka en una de sus cartas, porque yo tuve trabajo literario todo el tiempo, lo que no tengo más es el sueldo a fin de mes, tengo otro ritmo, otra forma demedir el tiempo y el dinero. Yo leía los diarios de Kafka y me quería matar. Tenía un empleo que le chupaba la vida, en sus días malos, anotaba cosas así: "Ya no solo perdí la capacidad de escribir. ¡También perdí la capacidad de leer!" ¡Pero sí que pudo escribir!
Por mi parte, me sentía atrapado en la oficina, aunque arrojaba botellas al mar y comencé a publicar más seguido y a conocer más gentedel medio. Cuando tomé la decisión ya tenía un conocimiento del terreno.
 
 
AdA (G): Yendo al libro en particular, me llamó la atención y me causó mucha gracia el lenguaje que utiliza el extraterrestre en la novela, una mezcla entre castellano antiguo tomado del Quijote y telegramas de oficina. ¿Cómo se te ocurrió crear ese "dialecto"?
 

VACCARINI: Hace seis o siete años, en un viaje aBariloche, tuve la idea de escribir una historia con un extraterrestre que aprendiera nuestro idioma leyendo el Quijote. Nunca pude avanzar con eso, pero la idea quedó. Y en esta novela la incorporé con naturalidad, agregando un detalle: mezclé el castellano antiguo con el particular léxico de las cartas comerciales, los telegramas, para crear ese "dialecto", que busca un efecto humorístico, pero quetiene su justificación en la trama. Esta fue una novela feliz: me interné en lugares de Buenos Aires que me resultan entrañables, como el Parque Centenario y el Museo de Ciencias Naturales, pero también aparecen los animales y la astronomía, un detective francés que no habla bien el castellano, y el detalle de una misión real a la luna Titán de Saturno, lanzada en forma conjunta por la NASA y laAgencia Espacial Europea. Las primeras treinta páginas se las pasé a dos amigos escritores, de buen ojo, y ellos me confirmaron que la cosa iba por buen camino.
 
 

AdA (G): En una entrevista comentás que ya a los 12 años tenías decidido ser escritor. Ahora bien, ¿cuándo sentiste que eras realmente un escritor en el pleno sentido de la palabra y que tenías posibilidades de llegar apublicar obras y vivir de esa vocación?
 

VACCARINI: Hay historias con muchos principios ¿no? Depende el "corte" que uno haga. Si bien desde siempre quise ser escritor, hubo un largo tiempo de cultivar ese deseo sin encontrar un camino concreto. Siempre escribí, claro, pero de ahí a publicar... Yo marcaría el año 2001, cuando publiqué mi primer libro en Cántaro, Ganas de tener miedo, un relato de...
tracking img