Biografia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5780 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL DEMONIO Y LA SEÑORITA PRYM

Después de 15 años de salir diariamente a la puerta, sentarse a observar, meditar y hablar de como era todo en su juventud, la señora Berta presenció la llegada a su pueblo del que sin duda alguna venia acompañado del demonio. Berta paso mucho tiempo esperando su llegada, y gracias a la espera ella pudo contemplar el paisaje y las montañas que rodeaban alpueblo. Berta cogio la sillas y se metió a su casa antes de la lluvia, con un miedo que no conseguía definir. Ella deseaba que el forastero se fuera de la aldea.

El hotel de la aldea, era al mismo tiempo tienda, restaurante y bar donde acostumbraban a reunirse. El forastero se registró en el hotel como un ciudadano procedente de Argentina y se atrevió hasta indicar el nombre de la calle endonde vivía. En menos de dos horas los 281 habitantes de Viscos conocían la presencia del forastero en el pueblo, su procedencia y hasta su nombre (Carlos).

Al estar en su habitación vació su mochila, dejando sus pertenecías incluyendo 11 lingotes de oro y durmió inmediatamente. Al día siguiente el forastero salio del hotel con su mochila y subió a la montaña cercana a la aldea cargando suslingotes de oro, se interno en el bosque y percatándose de no ser observado, cavo un agujero y escondió uno de los lingotes. Mas arriba en la montaña en una formación rocosa y cavo otro agujero donde coloco los 10 lingotes restantes.

Al regresar vio a una chica sentada, ella levanto sus ojos y observo al forastero. El forastero la saludo, ella no acostumbraba a dirigirle la palabra aextraños. El extranjero le dijo: --me gustaría mostrarte algo. Ella se presento. Mi nombre es Chantal, hago el turno de noche en el bar del hotel y tu nombre es Carlos, eres argentino ya lo sabe todo el pueblo. Por lo que respecta a tu invitación, muchas gracias pero conozco el paisaje. El extranjero aseguro no llamarse Carlos y que todos los datos eran falsos. Insistió en que lo acompañara. El lugar adonde quería llevarla estaba a cinco minutos de camino. Chantal se levanto y acompaño al extranjero. El hombre se acerco al lugar donde lo había enterrado, le pidió a Chantal que lo sacara, al cabo de cinco minutos tenia delante de sus ojos un lingote dorado.

Chantal tenia muchas preguntas, quien era el? Porque le mostraba tanto oro? Ella estaba pensando en que la seducía con el oro. Lepreocupaba mas el porque de tanto oro, no pensaba en que ella valiera tanto, ella pensaba en que tal vez el perdiera el interés y se marchara. Ella misma había causado el encuentro con el extranjero en el camino de regreso del bosque, su corazón estaba lleno de heridas, ya había dejado pasar muchas oportunidades de abandonar el pueblo con el primer hombre que se la llevara. Ella pensaba que el amorera cuestión de tiempo. Aunque ella fingía indiferencia. El extranjero quedo complacido con la sagacidad de la chicha, creía haber encontrado a la persona adecuada. El extranjero tenía un plan. Ir a un pueblo donde vivan con alegría, paz y compasión y ver si infringen los mandamientos de dios.

-Te enseñe el lingote de oro que te daría la independencia necesaria para marcharte, recorrer el mundo.Lo dejare aquí, sabes que es mió podrás robarlo, si quisieras. Pero infringirás el mandamiento ´¨no robaras-

El extranjero le pidió a Chantal, que dijera en el pueblo, que el ofrecía los diez lingotes restantes a cualquiera que infringiera el mandamiento, no mataras.. Quiero que comentan un crimen. Y le prometió la riqueza de ella y todos lo habitantes de Viscos si alguien se atrevía amatar a otro sin importar a quién. Chantal tenia los ojos llenos de lagrimas, antes de irse, añadió.- puedes decidir no colabora conmigo, en este caso yo mismo les haré la proposición y si aceptan la victima podrías ser tu.

Los habitantes de Viscos se familiarizaron con la rutina que el extranjero realizaba en las mañanas, por las montañas y en las tardes alrededor del pueblo, siempre...
tracking img